VACUNAS contra la COVID-19 en CARDIÓPATAS

Tengo una enfermedad cardíaca… ¿me vacuno o no me vacuno?

La utilidad y seguridad de las vacunas vs. COVID-19 en pacientes con enfermedades del corazón es un tema que muchos pacientes me han estado preguntando en los últimos días. Ello me ha motivado a redactarles un breve material que sirva de referencia a personas con enfermedades cardíacas y a sus familiares. Todo lector que tenga alguna duda o una visión contraria a lo que aquí se expone, puede expresarlo en los comentarios y con gusto le responderé y estaremos debatiendo de este tema tan actual ¡Espero sus opiniones!

¿Qué son las VACUNAS?

Las vacunas son productos tecnológicos de uso médico. Su objetivo es preparar al sistema inmune para que luego pueda responder más rápido y de manera más efectiva ante una infección, evitando su aparición o disminuyendo su gravedad. Básicamente las vacunas le presentan a nuestro sistema inmunitario algunas proteínas o sustancias que forman parte de un virus, una bacteria o algún otro microorganismo capaz de provocarnos enfermedades. Lo que se persigue es que nuestro sistema defensivo identifique esas proteínas y las marque como extrañas y peligrosas. Entonces podrá generar anticuerpos y algunas otras sustancias que nos defienden, en un proceso que llamamos «respuesta inmune». De esta manera, tras la vacunación y generación de una respuesta inmune, si el germen llega a entrar en contacto con nuestro organismo, tendríamos los mecanismos de defensa ya preparados para poder combatirlo sin que nos suponga un problema importante.

Algunas personas y ciertos grupos son muy críticos y rechazan a todas las vacunas. Sin embargo, a lo largo de la historia está más que demostrada su eficacia para prevenir enfermedades o hacerlas menos agresivas, evitar epidemias y salvar vidas. Las estadísticas no engañan, los números demuestran el enorme impacto positivo que han tenido las vacunas sobre la salud humana. Varias enfermedades como la viruela, la poliomielitis, la parotiditis viral y el sarampion han podido incluso ser erradicadas. Pero en esto, como en otros temas, la Internet y las redes sociales están llenas de noticias falsas, disparates y alegatos truculentos contra las vacunas. Podemos afirmar que hasta el momento no hay ninguna evidencia de que las vacunas que se aplican en la infancia provoquen Autismo, Alzheimer o alguna de las las otras afectaciones que cierta gente les atribuyen.

Las vacunas contra el SARS-CoV-2… ¿Son todas iguales?

Gracias al esfuerzo de miles de científicos alrededor del mundo, en este momento se dispone de varias vacunas contra el SARS-CoV-2, que es como se le llama al tipo de coronavirus que provoca la enfermedad llamada COVID-19. Algunas ya se están aplicando masivamente, mientras que otras están aún en desarrollo y probablemente se empiecen a aplicar en algunos meses. Tres de las vacunas más conocidas son las de Pfizer/BioNTech, la de Moderna y la de AstraZeneca – Oxford. Estas tres vacunas tienen valores de eficacia diferentes pero aceptables y aunque tienen el mismo objetivo, no todas usan la misma tecnología y eso es importante aclararlo por algo que hablaremos luego.

Las vacunas de los laboratorios Pfizer/BioNTech y de Moderna utilizan un novedoso método de ARN mensajero para iniciar la producción de la proteína antigénica en el propio organismo (después te explico que cosa en una proteína antigénica). Por su parte, la vacuna de AstraZeneca utiliza otra técnica conocida como «vector vírico». Es decir, se usa un virus inofensivo para el ser humano (en este caso el adenovirus de chimpancé) al que se le ha modificado para que ingrese dentro de células de nuestro organismo y use la maquinaria celular para producir una de las proteínas antigénicas.

Las proteínas antigénicas son una especie de «pedacito» inocuo del virus, en este caso del que causa la COVID-19. ¿Qué quiere esto decir? que estas vacunas por diferentes vías ponen a nuestras propias células a fabricar unas proteínas que son como las del virus, pero que nunca formaron parte de ningún virus porque…. ¡fue nuestro mismo organismo el que las fabricó!. Entonces el sistema inmunitario detecta esas proteínas y fabrica anticuerpos para combatirlas, o sea, desarrolla la respuesta inmune de la que hablamos más arriba. Contrario a lo que algunos creen, en ninguna de ellas, se le está inyectado a la persona el coronavirus SARS-COV-2. En resumen: se nos inmuniza sin que tengamos que entrar en contacto con ninguna parte del agente patógeno, lo cual es más seguro.

¿Son muy peligrosas las vacunas contra la COVID-19? ¿Tienen más efectos adversos que otras vacunas?

Todas las vacunas como cualquier otro producto de uso médico tienen potenciales efectos adversos. La mayoría son leves y transitorios como dolor en el sitio de la inyección, elevación de la temperatura, decaimiento, dolor de cabeza y malestar general. Aunque muy poco frecuentes, algunos efectos secundarios pueden ser más intensos e incluso peligrosos. Sin embargo, si las vacunas se manipulan adecuadamente la probabilidad de que provoquen una reacción grave o mortal es sumamente baja. Dicho de otro modo en el actual contexto de pandemia: es muchísimo mayor el riesgo de complicaciones y muerte por la COVID-19 que por alguna de sus actuales vacunas.

Sabemos que por diversos motivos algunas personas tienen miedo de vacunarse. No solo es por el miedo al pinchazo. Se sabe que las vacunas contra la COVID-19 han sido desarrolladas con celeridad en medio de una situación de pandemia y que por tanto, no han seguido todo ese dilatado proceso de verificación al que usualmente se han sometido otras vacunas. También el temor se basa en falsas creencias, rumores e informaciones superficiales de los medios de comunicación. En este punto es importante aclarar que los retardos en la obtención de vacunas y otros medicamentos muchas veces depende de principalmente de regulaciones institucionales y mecanismos burocráticos, los cuales en este contexto de pandemia han podido ser eliminados. Por otro lado, el actual avance en tecnologías como la genómica y proteonómica permiten acelerar los procesos de desarrollo y acortar enormemente los plazos de obtención de candidatos vacunales. Todos sabemos que la ciencia experimenta un proceso de «aceleración» y que lo que hace tiempo atrás demoraba mucho en logararse, incluso años, hoy es posible lograrlo en meses. Ese principio también es válido en las biotecnologías que permiten el desarrollo de las vacunas.

Otro asunto que no podemos perder de vista es que las vacunas contra la COVID-19 se están aplicando actualmente de manera masiva y en solo unos meses suman ya millones los vacunados. Por primera vez en la historia de la humanidad se lleva a cabo una inmunización masiva a escala planetaria con unos pocos tipos de vacunas. De modo que estadísticamente será más evidente la aparición de efectos adversos que en otras circunstancias demoraríamos años en apreciar. Eso, unido al hecho de que esta vacunación está como ninguna otra en el foco de atención de las autoridades y los organismos reguladores, así como de la prensa y la opinión publica en general, hacen que el reporte de algún efectos secundario sea muchas veces sobredimensionado o incluso abiertamente distorsionado.

Lo cierto es que las vacunas que se están aplicando se encuentran bajo una riguroso análisis y en países como Israel, donde en muy poco tiempo se ha logrado una exitosa inmunización del grueso de la población han demostrado eficacia y seguridad. No obstante, si se llegase a detectar problemas de relevancia con alguno de estos productos, podemos estar seguros que sus indicaciones serán revisadas y reajustadas o incluso será retirado.

La vacunación ¿Debería ser obligatoria?

No obstante los claros beneficios de la inmunización, toda persona debe de ser libre para decidir voluntariamente si se pone o no una vacuna. En lo personal, no soy partidario de la inmunización forzada pues el fin no justifica los medios y una vacunación obligatoria estaría vulnerando el principio de autonomía y por tanto la dignidad humana. Por otro lado, aunque cierta parte de la población decida no aplicarse la vacuna contra la COVID-19, también estarán recibiendo su protección de forma indirecta, siempre y cuando si la reciba cierta masa crítica de individuos dentro de la comunidad que comparten.

Los pacientes con enfermedades del corazón… ¿nos podemos vacunar contra la COVID-19?

Sí, ninguna de las vacunas actualmente disponibles, está contraindicada en pacientes con cardiopatías. De hecho, los pacientes con enfermedades del corazón son uno de los grupos vulnerables frente a la pandemia, con mayor riesgo de complicaciones y muerte por la COVID-19. Por tanto, los cardiópatas pueden ser de los más beneficiados por las vacunas.

¿Y los niños y niñas con cardiopatías congénitas?

Hasta el momento, las vacunas contra la COVID-19 no están autorizadas en niños y solo pueden ser administradas en mayores de 16 años. Ello se debe a que como los pacientes en edad pediátrica no son uno de los grupos más vulnerables, y se ha trabajado contrarreloj, las investigaciones han dado prioridad a los adultos y adultos mayores. Por tanto, hasta el momento no hay suficientes datos sobre su seguridad y eficacia en infantes. Cuando se completen los ensayos clínicos que ya se encuentran en curso, sabremos si es segura su aplicación en niños. Para nuestro alivio, hasta el momento no hay evidencia de que los niños con cardiopatías congénitas tengan mayor riesgo de padecer la enfermedad o de experimentar complicaciones graves.

¿Cuál VACUNA vs. la COVID-19 es la adecuada para pacientes trasplantados o inmunodeprimidos?

Los pacientes trasplantados e inmunodeprimidos serían un grupo prioritario de vacunación pero estos pacientes no deberían ser inmunizados con vacunas de tipo «virus vivos» o «vectores replicantes». De las vacunas aprobadas hasta ahora en los Estados Unidos por la FDA y por los organismos reguladores de la Unión Europea, las más adecuadas para estos pacientes serían las basadas en ARN mensajero. Lo cierto es que no existen estudios de eficacia en pacientes con inmunosupresión. En ellos la efectividad podría verse comprometida en función de la inmunodeficiencia. Sin embargo, no debe suspenderse el tratamiento inmunosupresor para recibir la vacunación ya que podría implicar un riesgo mayor que el potencial beneficio de la inmunización contra el SARS-CoV-2.

¿Alguna otra recomendación?

Mientras se extiende la vacunación, es muy importante mantener las mismas precauciones desde el inicio de la pandemia: respetar el distanciamiento físico, el lavado de manos frecuente y uso adecuado de la mascarilla. También es prudente evitar en lo posible los espacios cerrados y poco ventilados o las aglomeraciones en espacios abiertos. Por último, recomendamos la vacunación a todas las personas en las que esté indicada en cuanto sea posible, siempre y cuando se trate de una vacuna probada y validada. Sí, mi recomendación a todos mis pacientes es esa: ¡VACÚNESE!

Una invitación:

Aprovecho la oportunidad para invitar a los lectores a que participen de la iniciativa Medicina Explicada. Se trata de un proyecto digital de contenidos de educación para la salud y el bienestar. Estamos en internet en http://www.medicinaexplicada.net/, y en las redes sociales como Facebook, Instagram y Twitter. También contamos con un canal en Youtube y otro de podcast en Spotify. Todos los interesados en saber más sobre como preservar su salud y la de los suyos, pueden acceder de forma gratuita a esos contenidos, suscribirse, activar las notificaciones, comentar y compartir.

Doctor Aldo Santos, cardiologo

Redactado por: Dr. Aldo M. Santos, cardiólogo, MSc.

Si este artículo te ha resultado útil o interesante, COMÉNTALO y COMPÁRTELO entre tus familiares y amigos, porque alguien puede estar ahora mismo necesitándonos. Recuerda que puedes suscribirte para recibir periódicamente todos nuestros materiales.

También te invitamos a que explores los contenidos de nuestro Proyecto MedicinaExplicada, el lugar donde te lo decimos todo… ¡Para que te sientas bien!

Otro artículo con tema relacionado en CARDIUM.net: COVID-19 ¿También afecta al CORAZÓN?

De nuestro staff: Dra. Jessica Flores

Dra. Jessica Flores, medicina general en CARDIUM - Playas.

Nos complace en presentar a la Dra. Flores, miembro de nuestro staff como medico general y coordinadora de CARDIUM en Villamil Playas. La doctora Flores cuenta con capacitación en medicina preventiva y comunitaria, así como en hemodiálisis y manejo integral del paciente renal. Tiene amplia experiencia en la atención generalista de niños, adolescentes y adultos mayores, en terapia del dolor, manejo de urgencias, enfermedades de la mujer y controles obstétricos de embarazadas sanas o con enfermedades crónicas. Confiamos plenamente en su talento profesional y capacidad de trabajo, además de su calidad humana y dotes de liderazgo. Aptitudes todas por las cuales ha sido elegida para formar parte de nuestro equipo. ¡Éxitos y bendiciones!

¡Llegamos a Villamil PLAYAS!

CARDIUM ha llegado a Villamil Playas con el deseo de brindar una atención médica especializada de alta calidad con asequibles precios de fundación a todos los residentes de esta región que incluye localidades aledañas como Puerto el Morro y Posorja.

Somos una red de centros cardiológicos que ofrece consultas de cardiología para niños y adultos, así como de medicina general y especialidades médicas como endocrinología – diabetología, nefrología y ginecología, tanto en consultas presenciales como en tele-consultas.

En el área cardiológica realizamos valoraciones prequirúrgicas, evaluaciones cardio-deportivas y diversos estudios cardiovasculares como electrocardiogramas, ecocardiogramas, pruebas de esfuerzo, holter de arritmias y holter de presión arterial. Nuestros centros brindan atención de urgencias y procedimientos de enfermería con inyecciones, sueros, curaciones, terapias respiratorias y otros procedimientos. También hacemos exámenes básicos como hemoglucotest, papanicolau y pruebas de embarazo.

Llámanos ahora mismo al 0992262013 o sigue este enlace y pregúntanos por WhatsApp sobre nuestra increíble promoción de apertura en Playas. Encuéntranos en el lateral del supermercado AKÍ, a solo una cuadra del Centro Comercial – Mercado Municipal, justo en el centro de General Villamil Playas, la ciudad donde te besa el mar.

.

Búscanos en las redes como:

centro medico playas, medico en villamil playas, medicos playas, medico general playas, medicina general playas, medico especialista en playas, especialistas playas, cardiologos playas, cardiologia playas, cardiologo en playas, endocrinologo playas, diabetologo playas, nefrologo playas, ginecologa playas.

Conoce a nuestro amigo Pepín, el de Playas:

COVID-19 ¿También afecta al CORAZÓN?

¿La COVID-19 también afecta al corazón?

Sí, la infección provocada por el coronavirus tipo SARS-CoV-2 y conocida como COVID-19 también afecta al corazón. Aquí te lo explicamos todo y lo haremos de una manera fácil de comprender, respondiendo las preguntas que nuestros pacientes nos hacen a diario en la consulta y en nuestras redes sociales.

Pero antes de continuar, es importante hacer algunas precisiones:

Coronavirus SARS-CoV-2: agente causal de la COVID-19.
  • CORONAVIRUS  (CoV): Se le llama a una extensa familia de virus. Muchas variantes de coronavirus se encuentran circulando exclusivamente entre animales sin que nunca hayan infectado al ser humano. Los diversos tipos de coronavirus pueden causar varias clases de enfermedades: desde gripes o resfriados comunes hasta enfermedades más graves, como el que actualmente se ha propagado por todo el mundo y ocasiona el síndrome respiratorio agudo severo.
  • SARS-CoV-2: Es un nuevo tipo de coronavirus que se supone logró “saltar” de los animales al ser humano. Este tiene un comportamiento epidémico pues posee la capacidad de transmitirse muy fácilmente entre las personas. De este modo puede propagarse rápidamente afectando simultáneamente a un gran número de personas en relativamente poco tiempo.
  • COVID-19: Es el nombre de la infección causada por el coronavirus SARS-CoV-2 quese ha propagado por todo el mundo. Como se trata del nombre de una enfermedad, algunos recomiendan que se le diga “La” COVID-19. Aquí no hablaremos de su epidemiología, sus síntomas, su tratamiento o sus vacunas porque no son esos los objetivos de este artículo, en su lugar nos centraremos en sus potenciales efectos sobre el sistema cardiovascular. Sí, porque la COVID-19 también afecta al corazón.
  • PANDEMIA: Se le dice así a toda enfermedad contagiosa epidémica (epidemia) que logra extenderse a muchos países y continentes, incluso a todo el planeta. Las pandemias llegan a afectar a un gran número de personas en muy poco período de tiempo, lo cual representa un reto sanitario y logístico para las autoridades políticas y sanitarias.
  • NO SIEMPRE
  1. En caso de contagio con el coronavirus SARS-CoV-2, no siempre se desarrollará la enfermedad COVID-19. Algunas personas cursan de forma completamente asintomática y otros solo desarrollan una enfermedad leve.
  2. De contraerse la COVID-19, no siempre se desarrollará una neumonía o inflamación en los pulmones. Muchos pacientes no llegan a tener una afectación respiratoria de importancia.
  3. Si aparece neumonía por COVID-19, no siempre será un estado grave, en algunas personas es un cuadro moderado o incluso leve ni siquiera detectable en una radiografía (rayos X) y solo será evaluable mediante una tomografía de tórax.
  4. En los pacientes que fallecen por la COVID-19, no siempre la muerte se debe a neumonía. Muchas otras complicaciones pueden comprometer la vida en los pacientes con una forma grave de la enfermedad, algunas de ellas son complicaciones cardiovasculares que trataremos en este artículo.
  5. La COVID-19 también afecta al corazón, pero no siempre y aquí te lo explicamos.
  6. Toda persona que desarrolle la COVID-19 no siempre queda con secuelas. Hasta ahora las secuelas más extendidas son las de tipo sicológico y emocional: ansiedad, depresión, trastornos del sueño y síntomas psicosomáticos.

¿Cuál es la principal complicación por COVID-19?

Como es sabido, en algunos pacientes con COVID-19 los pulmones sufren una importante inflamación. Cuando ese daño pulmonar es muy grande, puede llegar a provocar una insuficiencia respiratoria aguda. Esto consiste en una incapacidad del sistema respiratorio para lograr una adecuada ventilación y oxigenación de la sangre. La enfermedad afecta a todos los órganos de manera indirecta cuando disminuye la saturación de oxigeno (o sea, la cantidad de oxigeno que se transporta en la sangre). Y si la disminución del oxigeno es intensa y mantenida, el paciente corre el riesgo de morir.

Pero la COVID-19 no solo afecta al aparato respiratorio, sino también puede afectar de forma directa a otros órganos. Tal y como también sucede en infecciones por otros muchos tipos de virus, bacterias y hongos, en ciertos casos la COVID-19 llega a provocar una importante afectación multisistémica. Esto quiere decir que puede lesionar al mismo tiempo y de forma directa a varios sistemas de nuestro organismo. Dentro de estos se incluyen el corazón y los vasos sanguíneos. En ciertos casos el daño cardiovascular es leve, pero en otros puede provocar un notable deterioro de la función cardiaca, al punto de poner en peligro la vida del paciente. 

¿Cómo la COVID-19 también afecta al corazón?

El mecanismo más común por el cual el coronavirus SARS-CoV-2 afecta al corazón es por lesión infecciosa directa. Se trata de un proceso inflamatorio que afecta al músculo cardíaco, también conocido como miocardio. A esta inflamación se le llama miocarditis y provoca una disminución de la capacidad del corazón para contraerse y relajarse adecuadamente. De esa manera no puede cumplir con su función de bombear la sangre a todo el organismo, ocasionando una insuficiencia cardiaca.

En el curso de la miocarditis también el paciente puede sufrir  arritmias cardíacas complejas que pueden llegar a ser peligrosas y difíciles de tratar. No estamos hablando de la taquicardia sinusal simple (frecuencia cardiaca de 100 a 120 latidos por minuto) que suele provocar cualquier infección aguda  sino a taquiarritmias graves. Este tipo de arritmias ventriculares pueden ocurrir en pacientes con miocarditis o por el uso inadecuado y sin supervisión médica de ciertos medicamentos, algunos de los cuales se han estado usando en el tratamiento de esta enfermedad.

Una vez más aprovechamos para advertirles a los pacientes y a sus familiares que eviten la automedicación y no demoren en buscar ayuda profesional ante cualquier problema de salud.

¿Además de la miocarditis de que otras formas la COVID-19 puede afectar al corazón?

La miocarditis no es la única forma en la que la COVID-19 puede afectar al corazón. En el curso de la enfermedad también pueden ocurrir otras complicaciones, una de ellas es la vasculitis. Se trata de una inflamación en las paredes de las arterias, que son los vasos sanguíneos por donde circula la sangre con oxígeno y nutrientes hacia los órganos. Otras complicaciones de esta enfermedad infectocontagiosa pueden ocurrir por un incremento en la capacidad de la sangre para coagularse. Esa hipercoagulabilidad puede favorecer que dentro de las arterias se formen trombos (o “coágulos”) que las tapen e impidan que la circulación de la sangre, algo que llamamos trombosis.

Las arterias coronarias son las que alimentan al corazón, por ello cuando se inflaman por vasculitis o se les forma un trombo en su interior, se tapan. Esto impide que la sangre circule y al no llegarle suficiente oxígeno al músculo cardiaco o miocardio, ocurre algo que llamamos isquemia miocárdica. Si esta isquemia es importante y mantenida puede ocurrir un infarto agudo del miocardio (IAM), más popularmente conocido como “infarto en el corazón” o “infarto cardíaco”, haciendo que empeore aún más la capacidad del corazón para contraerse.

En algunos pacientes la COVID-19 también afecta al corazón provocando una pericarditis que consiste en la inflamación del pericardio. Esta es una especie de bolsa húmeda que recubre al corazón y le sirve de sistema de lubricación para evitar que al contraerse y relajarse genere fricción con los órganos vecinos. Cuando el pericardio se inflama, puede provocar dolor y también acumularse un exceso de líquido en su interior. A esto último los médicos le llaman derrame pericardico. Si la cantidad de líquido pericardico acumulado llega a ser muygrande, se afecta el funcionamiento cardiaco y puede llegar incluso a ocurrir un taponamiento cardiaco. Esta es una complicación grave con peligro para la vida.

¿La COVID puede dañar al corazón sin dañar los pulmones?

Sí, se ha visto que en algunos pacientes ha llegado a predominar el daño cardíaco sobre la afectación pulmonar. Esto quiere decir que en ciertos casos el COVID-19 también afecta al corazón provocando complicaciones cardiacas graves, como la miocarditis o el infarto por vasculitis y trombosis coronaria, sin que el paciente haya tenido una neumonía importante.

¿Qué tan frecuente es la afectación cardíaca por COVID-19?

Hasta ahora se pensaba que aunque la COVID-19 también afecta al corazón, el daño cardíaco era una complicación muy poco frecuente. Sin embargo, un estudio muy reciente publicado en la revista Journal of the American Medical Association Cardiology parece indicar que la afectación cardíaca es más frecuente de lo que creíamos. En esa investigación realizada con resonancia magnética (RM) en 100 adultos jóvenes de ambos sexos y edad media de 49 años, todos con COVID-19, se descubrió que 78 tenían algún tipo de afectación cardíaca y de ellos en 60 tenían diversos grados de miocarditis. Sin dudas son datos muy preocupantes.

Sin embargo, la misma revista ha publicado otro estudio, uno de tipo anatomopatológico realizado en corazones de adultos mayores fallecidos por COVID-19. Esta investigación, a pesar de detectar el virus en las células del corazón de 24 de los 39 casos estudiados, no logró detectar una importante inflamación del músculo cardiaco ¿Serán los ancianos más resistentes a la miocarditis? ¿O habrán fallecido antes de que el virus tuviese tiempo de afectarles el corazón? Estas son preguntas a responder por otras investigaciones actualmente en curso. Lo cierto es que esta es una enfermedad muy “joven” en la que aún estamos descubriendo cosas para comprender su comportamiento y mejorar la forma de prevenirla y combatirla.

Afortunadamente, la mayoría de las personas que se contagian con el coronavirus SARS-CoV-2 y desarrollan los síntomas de la enfermedad que llamamos COVID-19 no llegan a presentar complicaciones graves. Solo en 1 a 2 de cada 10 pacientes la enfermedad provoca un cuadro de mayor severidad que en ciertos casos requiere hospitalización, algunos de ellos en Unidades de Cuidados Intensivos (UCIs). Pero este dato no nos puede inducir confianza, porque nadie sabe anticipadamente y a ciencia cierta quién es el que va a experimentar una forma leve de la enfermedad, o por el contrario, quién tendrá un curso grave ante el cual tendrá que luchar con todas sus fuerzas para sobrevivir. Por otro lado, tampoco nos es posible anticipar si quedará con algún tipo de secuelas o limitación. Lo mejor sigue siendo evitar a toda costa el contagio.

¿Tienen más riesgo los pacientes con una cardiopatía previa?

Todas las infecciones importantes por virus, bacterias u otros gérmenes, pueden provocar en mayor o menor medida una sobrecarga para el funcionamiento cardíaco. Ello sucede incluso en las enfermedades infecciosas que no atacan directamente al corazón y se debe al  incremento de las necesidades metabólicas del organismo. O sea, los tejidos requieren mayor cantidad de nutrientes y oxígeno para poder combatir la infección y eso fuerza al corazón a trabajar de forma más intensa y rápida. Es por eso que en caso de infecciones graves, las personas que tienen una enfermedad cardiovascular preexistente como por ejemplo un problema coronario o uno valvular sobre todo si se encuentran en un estado que llamamos “insuficiencia cardíaca” tengan mayor riesgo de sufrir complicaciones y tener peor evolución.  

Como ya hemos descrito, en la COVID-19 además de sobrecargarse el funcionamiento del corazón, en algunos pacientes también se puede afectar la capacidad del músculo cardíaco para contraerse adecuadamente. De esa forma se genera un nefasto círculo vicioso en el cual, al corazón se le exige que incremente su trabajo para que el resto de los tejidos se pueda enfrentar mejor a la infección y que circule mayor cantidad de sangre por los pulmones (también enfermos) en un intento de mejorar su nivel de oxigenación, pero al mismo tiempo el propio miocardio dispone cada vez de menor cantidad de oxígeno y menos fuerza por la inflamación. Es como si a un caballo de carreras le exigiésemos dar el máximo en la pista y al mismo tiempo le damos menos alimentos y le inflamamos los músculos de las patas a puros palos.

¿Cuáles otras complicaciones pueden ocurrir en la COVID-19?

Tal y como describimos antes, en el curso de la infección por el coronavirus SARS-CoV-2, puede ocurrir un aumento en la coagulación de la sangre con formación de trombs dentro de los vasos sanguíneos. Los trombos formados también pueden emigrar y tapar arterias o venas de otros órganos. Cuando eso sucede, se dice que ha ocurrido una tromboembolia.Esto puede ser la causa de dos de las complicaciones más temibles y graves:el tromboembolismo pulmonar (TEP) y los accidentes cerebrovasculares o enfermedad cerebrovascular isquémica (ECV).

También otra complicación muy grave es la afectación de órganos tan importantes como los riñones. Ello puede llevar al paciente con COVID-19 a una insuficiencia renal aguda. Así, al dejar los riñones de funcionar adecuadamente, el organismo se sobrecarga de líquido y ciertos electrolitos, minerales y sustancias de desecho que al acumularse, resultan nocivas para el resto de los órganos.

No se puede dejar de mencionar otra de las complicaciones más peligrosas: la sobreinfección. Los pacientes debilitados por una infección como la COVID-19, pueden infectarse con otros gérmenes, usualmente bacterias, que se aprovechan de la situación para entrar al organismo. Estas a veces terminan provocando complicaciones tan o más graves que las del propio coronavirus.

Algunos pacientes terminan desarrollando múltiples complicaciones que los llevan a algo conocido como fallo multiorgánico. Este es un cuadro grave y de muy mal pronóstico en el que hay afectación de muchos órganos al mismo tiempo.

¿Cómo detectar si el COVID-19 nos está afectando el corazón?

Es difícil que los pacientes puedan por sí mismos identificar si están experimentando alguna complicación cardíaca por la COVID-19. Muchas personas experimentan ansiedad lo cual puede provocarles palpitaciones, mareos, decaimiento, ahogos, sensación de angustia, dolor en el pecho… O sea un cuadro muy desagradable que es preciso distinguir de una complicación cardíaca real.

Pero como la COVID-19 también afecta al corazón, todo paciente con infección por SARS-CoV-2 confirmada debe realizarse un electrocardiograma (ECG). El objetivo es evaluar el estado del corazón y descartar que el paciente tenga una condición preexistente llamada «Síndrome del QT largo». Las personas con QT largo, tienen una predisposición para desarrollar arritmias ventriculares peligrosas cuando usan algunos tipos de medicamentos como algunos de los usados en la COVID-19. También su médico de asistencia le recomendará si debe de acudir al cardiólogo o realizarse algún otro estudio como el ecocardiograma para descartar miocarditis u otra complicación cardiovascular.

La mejor recomendación es que las personas con COVID-19 no se automediquen y soliciten oportunamente ayuda profesional. De experimentar un incremento de los síntomas o un deterioro de su estado como falta de aire, fatiga, decaimiento extremo, uñas moradas… ¡No pierda tiempo! Póngase rápidamente en manos de un equipo médico competente. En caso de que se encuentre sufriendo alguna complicación cardíaca, los cardiólogos y los especialistas en cuidados intensivos disponen de recursos para tratarle, impidiendo la progresión de la enfermedad y así lograr su recuperación.

¿Cómo podemos preservar nuestra salud cardiaca?

Es importante recordar que la hipertensión arterial (H.T.A) es la causa más importante de enfermedades cardiovasculares, insuficiencia cardíaca y muertes por problemas del corazón a nivel mundial. Las muertes anuales por complicaciones de la hipertensión arterial superaron en el año 2020 a todas las provocadas por la COVID-19. Esto es muy ilustrativo de que todo el que quiera conservar sano su corazón debe mantener su presión arterial bajo control.

Otras recomendaciones para mantener sano el corazón es hacerse controles periódicos de los niveles en sangre de glucosa (azúcar) y de lípidos o grasas (colesterol y triglicéridos), así como mantener un buen peso corporal, llevar una dieta equilibrada y practicar ejercicio físico de manera sistemática. Es muy importante evitar el consumo de cigarrillos y el exceso de bebidas alcohólicas. Un corazón así “protegido” estará en mejor situación para hacer frente al COVID-19 y cualquier otra enfermedad.

Aprovecho la oportunidad para invitar a los lectores a que participen de la iniciativa Medicina Explicada. Se trata de un proyecto digital de contenidos de educación para la salud y el bienestar. Estamos en internet (http://www.medicinaexplicada.net/), en las redes sociales como Facebook, Instagram y Twitter. También contamos con un canal en Youtube y otro de podcast en Spotify. Todos los interesados en saber más sobre como preservar su salud y la de los suyos, pueden acceder de forma gratuita a esos contenidos.

Doctor Aldo Santos, cardiologo

Redactado por: Dr. Aldo M. Santos, cardiólogo, MSc.

Si este artículo te ha resultado útil o interesante, COMÉNTALO y COMPÁRTELO entre tus familiares y amigos, porque alguien puede estar ahora mismo necesitándonos. Recuerda que puedes suscribirte para recibir periódicamente todos nuestros materiales.

También te invitamos a que explores los contenidos de nuestro Proyecto MedicinaExplicada, el lugar donde te lo decimos todo… ¡Para que te sientas bien!

NOTA: Este material ha sido usado como base para la colaboración del Dr. Santos con la periodista Nicole Cáceres Báez en la redacción del artículo «COVID-19 vs. El CORAZÓN» publicado en la sección de salud del número 673 de la Revista HOGAR.

Enlaces externos sobre esta temática:

Organización Mundial de la Salud (O.M.S)

Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (C.D.C), EE.UU

Fundación Española del Corazón.

Sociedad Española de Cardiología.

separe su cita

Solicite más información o separe su cita en CARDIUM:

¿Qué es la VALORACIÓN PREQUIRÚRGICA?

Valoración cardiológica prequirúrgica.

cardiologo y paciente en valoracion prequirurgica.

La valoracion prequirurgica, también conocida como “valoración o evaluación preoperatoria” es una consulta médica especializada para pacientes que requieren algún tipo de cirugía. También se suele indicar como paso previo a procedimientos diagnósticos invasivos como endoscopías y obtención de muestras para estudios anatomopatológicos o “biopsias”. Por lo general, se solicita este tipo de valoraciones en todos aquellos pacientes que requieren algún tipo de intervención con anestesia o sedación.

¿Para qué sirve una valoración cardiológica prequirúrgica?

Toda cirugía, supone una serie de riesgos propios de la intervención (riesgo quirúrgico) así como los derivados del uso de los anestésicos (riesgo anestésico). El objetivo principal de la valoración prequirúrgica es determinar el estado general y cardiorespiratorio de cada paciente antes de que entre al quirófano. De esta forma, se calcula el riesgo de que sufran complicaciones graves o incluso la muerte.

Se trata de predecir la probabilidad de que aparezcan complicaciones para tomar medidas que las eviten, o manejarlas de manera más efectiva en caso de que aparezcan. Por tanto, la evaluación preoperatoria es más importante en pacientes de avanzada edad, obesos, desnutridos o con antecedentes de enfermedades cardíacas, renales, respiratorias o diabetes mellitus.

En la evaluación preoperatoria también se busca detectar enfermedades y alteraciones que aumentan el riesgo quirúrgico pero que pueden solucionarse con tratamiento. Patologías como anemias, infecciones, los trastornos de la coagulación sanguínea, la deshidratación y otros desequilibrios, son situaciones susceptibles de ser estabilizadas o erradicadas.

¿La valoracion prequirurgica siempre la hace un cardiólogo?

Por lo general, las valoraciones prequirúrgicas son realizadas por cardiólogos debido a que algunas de las  complicaciones perioperatorias más temibles son las cardiovasculares. Además del cardiólogo, también los anestesiólogos realizan una valoración prequirúrgica, también conocida como valoración preanestésica. Sin embargo, por razones logísticas y asistenciales, en ciertas ocasiones no se efectúa como una actividad de consulta independiente, sino en el propio quirófano antes de la cirugía.

¿Cómo es una valoracion prequirurgica?

  1. Al paciente se le hace un interrogatorio o anamnesis, en el que se le preguntan sus enfermedades o antecedentes personales y familiares, uso de medicamentos, síntomas recientes, consumo de alcohol y tabaco, así como alergias a medicamentos o alimentos, entre otros detalles.
  2. Se le realiza un examen físico con especial énfasis en el aparato cardio-respiratorio. La exploración física incluye la auscultación del área cardíaca y pulmonar, medición de la presión arterial (P.A), pulsioximetría, frecuencia cardiaca y respiratoria.
  3. Obtención de un electrocardiograma.
  4. Revisión de resultados de exámenes previos.
  5. Evaluación de la comorbilidad: análisis del estado actual de las enfermedades previas o condiciones preexistentes que puedan incrementar el riesgo quirúrgico.
  6. Estratificación del riesgo mediante el uso de escalas o scores de riesgo.
  7. Confección del informe escrito con las conclusiones de la valoración cardiológica.

En aquellos casos en los que el cardiólogo considere necesario, se suspenderá la cirugía o se postpondrá hasta tanto la situación cardiovascular del paciente se encuentre en un mejor estado. También antes de emitir el informe final que da el pase a la cirugía, es posible que se considere necesario indicar otros exámenes complementarios para tener más datos sobre el estado de la función cardiaca como un ecocardiograma doppler, una prueba de esfuerzo o un monitoreo Holter.

¿Es imprescindible una valoración antes de toda cirugía?

En función de su nivel de urgencia, hay tres categorías de cirugía:

  1. De emergencia.
  2. Urgentes.
  3. Electivas.

Cirugías de emergencia:

Son aquellas que no admiten ninguna demora porque tratan patologías con inminente compromiso para la vida, por ejemplo: hemorragias internas o externas, heridas y traumatismos extensos. En estos casos no es necesaria la valoración cardiológica porque supondría un retardo en una intervención quirúrgica que es de vida o muerte.

Cirugías urgentes:

Son aquellas que deben realizarse en pocas horas, dado el peligro de que la situación del paciente se agrave. Dentro de estas se encuentran por ejemplo las de apendicitis y colecistis agudas o una torsión intestinal. En estos casos se deberá realizar la valoración cardiológica siempre y cuando no suponga un retardo significativo de la intervención.

Cirugías electivas o programadas:

Son aquellas que tratan enfermedades o situaciones que no representan un peligro para la vida. Este tipo de intervenciones pueden planearse con bastante antelación pues se dispone de suficiente margen de tiempo para preparar al paciente y controlar todos los aspectos que permitan aumentar las posibilidades de éxito del procedimiento quirúrgico. Ejemplo de estas son las cirugías estéticas, la implantación de una prótesis de rodilla o la extirpación de un quiste. En estos casos la valoracion prequirurgica es un paso ineludible.

Recomendaciones al paciente para su valoración cardiológica.

  • No omita ninguna información al cardiólogo: enfermedades, alergias, medicamentos, operaciones previas.
  • Tenga especial cuidado de llevar todos sus documentos médicos: recetas, informes de exámenes, radiografías, resúmenes de historia clínica o de consultas.
  • Preste atención a las recomendaciones del cardiólogo: suspensión de algunos medicamentos antes de la cirugía, prescripción de nuevos medicamentos o antibióticos profilácticos.
  • Conserve el electrocardiograma y el informe final de la valoración para que pueda presentarla a su cirujano y anestesiólogo.

¿Cuanto cuesta una valoracion prequirurgica?

El precio medio en Guayaquil es de unos $70 dólares.
Precio de la valoración cardiológica preoperatoria en CARDIUM: $50 dólares (incluye el electrocardiograma)*

Doctor Aldo Santos, cardiologo

Redactado por: Dr. Aldo M. Santos, cardiólogo, MSc.

Si este artículo te ha resultado útil o interesante, COMÉNTALO y COMPÁRTELO entre tus familiares y amigos, porque alguien puede estar ahora mismo necesitándonos. Recuerda que puedes suscribirte para recibir periódicamente todos nuestros materiales.

También te invitamos a que explores los contenidos de nuestro Proyecto MedicinaExplicada, el lugar donde te lo decimos todo… ¡Para que te sientas bien!

¿Qué es un SOPLO en el CORAZÓN?

medico ausculta a un niño en busqueda de un soplo

Los soplos cardiacos…

Son “ruidos” o “sonidos” anormales que se originan dentro del corazón. Un soplo puede ser escuchado mediante la auscultación. Esta es la parte de la exploración física del paciente en la que los médicos utilizamos un instrumento llamado «estetoscopio» o «fonendoscopio». Aplicándolo a ciertas zonas específicas del cuerpo, es posible escuchar y evaluar el funcionamiento del corazón, los pulmones y de algunos otros órganos.

¿Un soplo es un tipo de enfermedad del corazón?

Contrario a lo que muchas personas piensan, «soplo cardíaco» no es un nombre de enfermedad. Esos sonidos que llamamos «soplos» en algunos casos son solo un signo, un resultado de ciertos problemas cardiacos. Pero en otros casos son signos de enfermedades fuera del corazón y en algunas ocasiones ni siquiera se deben a una enfermedad. Por tanto, no es correcto decir “Yo padezco de soplo” (en su lugar debe decir el nombre de la enfermedad) como tampoco se debe decir “A Pablo lo operaron de un soplo” (¡a nadie le pueden operar un ruido!).

Siempre pregúntele a su médico y anote el verdadero nombre de la enfermedad que le está provocando el soplo. Todos los pacientes (o sus padres si se trata de un niño) deben conocer y siempre que sea posible tener también por escrito, cual es el nombre de la patología, o sea la enfermedad que le está ocasionando el soplo. Se trata de un dato muy útil para cualquier otro médico con el que usted acuda.

Es muy importante que usted siempre conserve todos los informes de sus exámenes, las recetas y cualquier otro resumen o registro médico. Tales documentos podrán serán de utilidad, incluso aunque pasen años, para comparar con otros exámenes que se le puedan realizar en el futuro.

¿Cómo se descubren los soplos?

Como los soplos son sonidos, se detectan mediante el examen físico directo, escuchando los latidos del corazón del paciente con el estetoscopio. A ese procedimiento los médicos le llamamos «auscultación». Hay muchos tipos de soplos con muy diferentes características (localización, intensidad, duración, ubicación…) según sea la causa que los está originando.

Solo con escuchar detenidamente el corazón de una persona con soplo, un cardiólogo o un médico debidamente entrenado pueden determinar con bastante precisión el tipo de problemas que tiene ese paciente. No obstante, siempre que se detecte un soplo también se indicarán exámenes como un electrocardiograma, un ecocardio doppler, o incluso un eco transesofágico, con el fin de precisar el diagnóstico y prescribir el tratamiento específico que necesita el paciente.

¿Los soplos siempre indican algo peligroso o muy grave?

No, no siempre la detección de un soplo indica algo grave o especialmente peligroso. No obstante toda persona, niño o adulto, a la que se le detecta un soplo, necesita atención médica, exámenes y probablemente un seguimiento cardiológico. Algunas enfermedades que causan soplos, requieren medicación permanente o incluso procedimientos como cateterismos o cirugías.

¿Todas las enfermedades del corazón provocan soplos?

No, no todas las enfermedades del corazón provocan soplos. Varios tipos de patologías cardiacas no causan ese tipo de sonidos. Por otro lado, hay soplos que son provocados por problemas de salud que no tienen que ver con el corazón.

En resumen:

No todas las enfermedades del corazón producen soplos.

No siempre que hay un soplo se debe a una enfermedad en el corazón.

Causas de soplos

Básicamente los soplos son provocados por 3 grupos de causas:

A) Soplos por PROBLEMAS EN EL CORAZÓN:

– Malformaciones congénitas del corazón:

Son defectos en la formación del corazón durante la etapa prenatal. El corazoncito del feto se desarrolla con problemas y el bebé nace con una cardiopatía congénita. A veces el soplo (y la enfermedad que lo provoca) se detectan desde el mismo momento del nacimiento, pero a otras veces se viene a descubrir ya en la etapa de adulta de la persona.

– Enfermedades cardíacas adquiridas:

Son cardiopatias, o sea, enfermedades del corazón que se desarrollan en las válvulas, el músculo cardíaco o las arterias coronarias debido a infecciones, malos hábitos como fumar, alimentación inadecuada, falta de ejercicio, exceso de alcohol, así como por la diabetes y la hipertensión mal controladas.

B) Soplos por PROBLEMAS FUERA DEL CORAZÓN:

En una persona con un corazón completamente sano pueden aparecer soplos por algunos problemas como anemia, fiebre, uso de algunas drogas y estimulantes, déficit de algunas vitaminas o nutrientes, embarazo. A estos soplos en los que el corazón está normal se les llama “soplos funcionales” y usualmente desaparecen cuando se resuelve la causa que los origina.

C) Soplos INOCENTES:

En algunos casos, se puede escuchar un soplo sin que exista algún problema dentro o fuera del corazón. Los soplos inocentes tienen características peculiares que los cardiólogos pueden detectar en la auscultación y se escuchan en personas completamente sanas. El denominado «soplo inocente» es casi exclusivos de los niños y usualmente desaparece espontáneamente con el crecimiento.

¿Se puede tener más de un soplo?

Sí, una misma persona puede tener varios soplos al mismo tiempo, cada uno de ellos provocado por distintas causas o enfermedades.

¿Qué debo hacer si me descubren un soplo?

que son los soplos cardiacos

El médico que le ha detectado el soplo, le indicará algunos exámenes para precisar la causa y/o le derivará a un cardiólogo. Debe seguir sus recomendaciones y cumplir la prescripción.

¿Quieres saber más sobre los soplos cardiacos?

Mira nuestro vídeo en Youtube: https://www.youtube.com/watch?v=V13XP-MXEBk&t=9s

¿Cuánto cuesta una consulta de cardiología por un soplo?

El precio de una consulta cardiológica privada en Guayaquil oscila entre $50 y 120 dólares. En algunas fundaciones y servicios para personas de bajos recursos suele ser de $10 a 25 dólares.
Precio en CARDIUM con electrocardiograma incluido: $70 dólares*

*NOTA: El precio será aún menor si usted aplica para algún descuento por nuestros convenios con fundaciones y seguros médicos.

Doctor Aldo Santos, cardiologo

Redactado por: Dr. Aldo M. Santos, cardiólogo, MSc.

Si este artículo te ha resultado útil o interesante, COMÉNTALO y COMPÁRTELO entre tus familiares y amigos, porque alguien puede estar ahora mismo necesitándonos. Recuerda que puedes suscribirte para recibir periódicamente todos nuestros materiales.

También te invitamos a que explores los contenidos de nuestro Proyecto MedicinaExplicada, el lugar donde te lo decimos todo… ¡Para que te sientas bien!

.

separe su cita

Solicítenos más información o separe su cita en CARDIUM:

¿Qué es un ELECTROCARDIOGRAMA?

El electrocardiograma es un importante examen cardiológico que consiste en el registro gráfico de la actividad eléctrica del corazón. Es un procedimiento seguro, fácil de realizar y ampliamente disponible. Los principios en los que se basa este medio diagnóstico son algo complejos, pero aquí los explicaremos de una forma que todos puedan entender.

¿En qué consiste la electrocardiografía?

Como es sabido, el corazón es un órgano hueco de paredes musculares. Ese músculo cardiaco también conocido como “miocardio” se contrae y relaja alternativamente generando un efecto que permite el bombeo de la sangre por todo el cuerpo. Pero la contracción cardíaca es posible gracias a unas pequeñas descargas de electricidad que el mismo corazón produce de forma repetitiva. Tal actividad eléctrica tiene una cadencia, un “ritmo”, y al conducirse por todo el corazón hace que el miocardio se contraiga y relaje de forma alternante, provocando la circulación sanguínea.

La actividad eléctrica del corazón se inicia desde que somos un embrión en el útero de nuestras madres y se mantendrá hasta el último momento de nuestra vida. Es una especie de reloj que con su …tic – tac – tic – tac… marca el ritmo de nuestra existencia terrena. Pero estamos hablando de una corriente eléctrica tan, pero tan pequeña que nadie es capaz de sentirla. Solo podemos percibir su consecuencia: los latidos cardíacos.  

Pues bien, el electrocardiograma consiste en un estudio con un equipo que es capaz de detectar esa pequeña electricidad que produce el corazón y representarla gráficamente mediante un trazado en un papel o en la pantalla de una computadora. De ese modo los cardiólogos y los médicos debidamente capacitados pueden evaluar el funcionamiento del corazón y detectar numerosos problemas o enfermedades incluso en sus etapas iniciales.

¿Para qué sirve un electro?

¿Que es un electrocardiograma?

El electrocardiograma, también conocido como estudio electrocardiográfico o sencillamente “electro”, permite detectar numerosos trastornos y enfermedades cardíacas. Desde arritmias como las taquicardias (latidos rápidos) y bradicardias (latidos lentos) además de crecimientos anormales de las cavidades, problemas valvulares, miocardicos y pericárdicos. El electro es además una valiosa herramienta para detectar la enfermedad isquémica coronaria crónica, así como para diagnosticar los síndromes coronarios agudos como el infarto agudo del miocardio (IAM). También sirve para evaluar los efectos que sobre el corazón pueden tener ciertos fármacos y dispositivos implantados como los marcapasos.

Es tanta la utilidad del electrocardiograma y tan fácil su realización que actualmente forma parte del chequeo de rutina en las consultas de los cardiólogos y de otros especialistas médicos. Así mismo, su uso es imprescindible en los consultorios y servicios de emergencias en todo paciente que acuda por:

  • Palpitaciones o latidos desordenados.
  • Dolor en el pecho, en la boca del estómago, el cuello, los hombros o la espalda.
  • Falta de aire.
  • Debilidad o fatiga.
  • Presión alta (hipertensión arterial)
  • Presión muy baja (hipotensión arterial)
  •  Mareos, aturdimiento, confusión o síncope (pérdida transitoria del conocimiento).
  • Inflamación en las piernas.

Es importante señalar que con un electrocardiograma no siempre se logran detectar todos los problemas que pueden existir en el corazón. Es por ello que muchos pacientes además del EKG también necesitarán otros tipos de exámenes. Por otro lado, no siempre que en un electrocardiograma se encuentra alguna alteración esta se debe a un “problema en el corazón”. Estando el corazón normal, algunas condiciones, medicamentos, situaciones y enfermedades no cardiacas pueden alterar el registro electrocardiográfico.

En resumen: no siempre que hay enfermedad cardiaca se ven alteraciones en el electro, y no siempre que el electro es anormal, esto se debe a un problema cardiovascular.

¿Cuáles otros nombres tiene el electrocardiograma?

trazado electrocardiografico

Es muy común que al examen electrocardiográfico se le nombre por las siglas “ECG” ó “EKG”. Otros términos hacen referencia a aspectos técnicos como por ejemplo “electrocardiograma de 12 derivaciones”. También se le suele decir “electrocardiograma de reposo” para diferenciarlo de la electrocardiografía dinámica. Estos son otros exámenes en los que se evalúa la actividad eléctrica del corazón mientras el paciente hace un ejercicio controlado (Ergometría o Prueba de esfuerzo) o durante sus actividades de la vida diaria (Holter EKG o Holter de arritmias).

También es preciso distinguir entre la variante común o convencional del electro y otro tipo de estudio denominado electrocardiograma de alta resolución o electrocardiograma de potenciales tardíos ventriculares. Este es un examen que permite detectar ciertas alteraciones que predisponen a las personas para desarrollar algunos tipos de arritmias o taquicardias peligrosas.

No se debe confundir el electrocardiograma con el vectocardiograma. La vectocardiografía es otra técnica diagnóstica cardiaca que en el pasado se usó mucho, pero que actualmente ha perdido utilidad por el desarrollo de otros procedimientos más fiables. Otras posibles confusiones son con el electroencefalograma (E.E.G) un examen que consiste en el registro gráfico de la actividad eléctrica cerebral, y con la electromiografía (E.M.G) la cual evalúa la actividad eléctrica de los músculos.

¿Quién inventó el electrocardiograma?

Willem Einthoven, un médico y científico holandés desarrolló entre 1901 y 1906 las bases de la electrocardiografía. Por tal aporte recibió en 1924 un merecido Premio Nobel de Medicina y Fisiología. Estamos hablando entonces de una técnica diagnóstica que ya tiene… ¡115 años! Sin embargo, es tanta su utilidad, la practicidad y la facilidad con que se obtiene, que aún se mantiene vigente a pesar de su avanzada edad y de la aparición de muchos otros medios diagnósticos cardiovasculares.

Más recientemente, los avances de la microelectrónica y la informática han permitido que los equipos de electrocardiograma sean cada vez más pequeños y fáciles de usar. Incluso desde hace algún tiempo algunos electrocardiógrafos incorporan un software o algoritmo que les permite emitir informes automatizados. Sin embargo, esos reportes computarizados tienen cierto margen de error y no sustituyen el criterio de un especialista. Por ahora, los informes que sacan los equipos solo sirven de ayuda a los médicos, sobre todo para aquellos sin suficiente experiencia o capacitación en electrocardiografía.

Cuando me estén haciendo el ECG… ¿Sentiré alguna sensación de malestar o de electricidad?

No, durante la realización de un electrocardiograma no se siente absolutamente ningún malestar. El equipo de electrocardiografía no aplica electricidad, sino al contrario: solo capta esa pequeñísima electricidad que produce el corazón.

¿Cómo se hace un electro? ¿Qué riesgos tiene el electrocardiograma?

1). Es importante que por lo menos media hora antes del examen el paciente no haya realizado actividades físicas intensas, fumado, ingerido alimentos, café, colas, bebidas energizantes u otro estimulante.

2). El paciente deberá permanecer acostado sobre su espalda durante la realización del estudio. Se le pedirá que no hable, se relaje y se mantenga inmóvil por unos segundos.

Los cables o electrodos del ECG se colocan en la piel del pecho, brazos y piernas del paciente.

3). Se limpiará la piel de la región del pecho donde posteriormente se colocarán unos pequeños parches adhesivos o unas ventosas. Será necesario rasurar el vello de las zonas en los hombres con pecho velludo. Por su parte, en las muñecas y las piernas se colocarán una especie de pinzas. Ninguna de estas cosas provocará dolor o molestias importantes.

4). A los parches o las ventosas y las pinzas, se adhieren un total de diez cables o electrodos. Esos cables van unidos por el otro extremo a un equipo médico llamado «electrocardiógrafo». Se trata de un aparato electrónico que recoge, limpia y amplifica las señales eléctricas del corazón y las transcribe en un registro gráfico o trazado sobre un papel milimetrado, o en la pantalla de una computadora.

como se hace un electrocardiograma

En el electrocardiograma convencional se obtienen un total de 12 derivaciones. Cada derivación equivale a un diferente ángulo o perspectiva desde el cual evaluar la actividad eléctrica del corazón (es algo así como poder mirar al corazón desde doce ángulos diferentes). También en ciertas situaciones es útil obtener otras derivaciones adicionales. Ello se logra ubicando más electrodos en otras regiones de la superficie corporal (p. ej. derivaciones derechas o posteriores).

5). Tras realizar el estudio, se imprime el registro electrocardiografico en un papel milimetrado especial, o se almacena en formato digital en el disco duro de una computadora, en un soporte externo (CD, memoria externa, «pendrive») o en un servicio de almacenamiento en la nube.

6). El cardiólogo, o en su defecto un médico debidamente entrenado, procederá al minucioso análisis del trazado electrocardiográfico, tras lo cual redactará un informe con las conclusiones, el diagnóstico y sus recomendaciones.

Tanto los registros electrocardiograficos como sus reportes de resultado, son valiosos documentos que todo paciente debe conservar para en el futuro poder mostrar a sus médicos de asistencia. Los electros antiguos sirven para comparar con otros más recientes y así determinar si ha ocurrido algún cambio por enfermedad o una mejoría inducida por el tratamiento.

Creemos importante reiterar que el examen electrocardiográfico no tiene absolutamente ningún riesgo. Es un examen que suele durar muy poco tiempo y no ocasiona ninguna clase de dolor o molestia. 

¿Electrocardiograma o ecocardiograma? ¿Cuál es mejor?

Aunque sus nombres se parezcan, son dos exámenes completamente distintos. Como hemos visto, el electrocardiograma es la evaluación de la actividad eléctrica del corazón, mientras que el ecocardiograma es la evaluación por ecografía de la actividad mecánica del corazón y su situación estructural. Por tanto, ninguno es “mejor”. Ambos medios se complementan y cada cual tiene su utilidad en dependencia del problema y los síntomas de cada paciente. Su cardiólogo le dirá si en su caso lo que se necesita es un electrocardiograma, un ecocardiograma o ambos.

¿Debo saber algo más?

Algunas enfermedades preexistentes y medicamentos que usted esté usando pueden interferir con este examen. Siempre dígale a su médico e infórmenos con anterioridad todos sus padecimientos, así como las medicinas que usted esté usando.

Enlaces externos: Fundación Española del Corazón & MedLinePLus

¿Cuánto cuesta un electrocardiograma?

El precio de un electrocardiograma en Guayaquil oscila entre $25 y 50 dólares.
Precio en CARDIUM: $25 dólares*

*NOTA: El precio será aún menor si usted aplica para algún descuento por nuestros convenios con fundaciones y seguros médicos.

Doctor Aldo Santos, cardiologo

Redactado por: Dr. Aldo M. Santos, cardiólogo, MSc.

Si este artículo te ha resultado útil o interesante, COMÉNTALO y COMPÁRTELO entre tus familiares y amigos, porque alguien puede estar ahora mismo necesitándonos. Recuerda que puedes suscribirte para recibir periódicamente todos nuestros materiales.

También te invitamos a que explores los contenidos de nuestro Proyecto MedicinaExplicada, el lugar donde te lo decimos todo… ¡Para que te sientas bien!

separe su cita

Solicítenos más información o separe su cita en CARDIUM:

¿Qué es un ECOCARDIOGRAMA DE ESTRÉS?

ecoestres

El ecocardiograma de estrés o simplemente ecoestrés es un examen cardiológico en el que se evalúa la respuesta del corazón a una sobrecarga de trabajo, o sea, a un estrés planificado. En condiciones de laboratorio y bajo estrecha supervisión médica, se somete el corazón del paciente a una situación en la que tiene que aumentar su trabajo (incrementando la fuerza de sus contracciones y la velocidad de los latidos) para mediante un ecocardiograma evaluar esa respuesta y así poder detectar algunos tipos de enfermedades cardíacas.


¿Para qué sirve la ecocardiografía de estrés?


La principal utilidad de este examen es el diagnóstico de la enfermedad arterial coronaria, también conocida con los nombres de “insuficiencia coronaria”, “cardiopatía isquémica” o “enfermedad isquémica crónica del corazón”. Mediante la detección oportuna de este problema, se puede evitar la progresión de la enfermedad o la aparición de complicaciones graves y con peligro para la vida como el infarto agudo del miocardio (IAM).

En personas que ya tengan diagnóstico previo de problemas coronarios, el ecocardiograma de estrés también permite estratificar el riesgo y evaluar algo llamado “viabilidad miocárdica”, con vistas a determinar la pertinencia de otros procedimientos de mayor complejidad como el intervencionismo coronario (intervenciones mediante catéteres) o la cirugía de revascularización miocárdica.

El ecoestrés tiene utilidad para evaluar a pacientes que ya han sido operados del corazón (por ejemplo, cirugías de bypass coronario) o sometidos a angioplastia coronaria y colocación de stents o endoprótesis coronarias. También en ciertos casos el ecocardiograma de estrés se emplea para evaluar otros trastornos como enfermedades valvulares y obstrucciones a la salida de la sangre del corazón (cardiomiopatía obstructiva).

¿Cómo se hace un ecoestrés?

La ecocardiografia de estres tiene dos variantes:

a) Ecocardiograma de esfuerzo: Se somete al paciente a un estrés físico progresivo, por ejemplo en una caminadora o en una bicicleta ergométrica estática. Es muy parecido a una prueba de esfuerzo o ergometría, solo que aquí, además de monitorear la respuesta del corazón con el electrocardiograma, también se evalúa al mismo tiempo por ecocardiograma.

Laboratorio de ecoestres con ejercicio.

b) Ecocardiograma de estrés farmacológico: Se somete al corazón a un estrés mediante la administración intravenosa de ciertos medicamentos que lo obligan a latir más fuerte y rápido. El medicamento que más se usa es la dobutamina y por eso también al examen se le llama ecoestrés con dobutamina. Esta última variante equivale poner “a correr” sólo al corazón, mientras el resto del cuerpo permanece acostado y en reposo. Por tanto, es muy útil en personas mayores o que tienen alguna limitación o imposibilidad de hacer ejercicios.

Ecoestrés farmacológico con dobutamina
Ecoestrés farmacológico con dobutamina.

Tanto en una como en otra variante, se monitorea durante todo el estudio los síntomas, el electrocardiograma, la frecuencia cardíaca y la oxigenación de la sangre del paciente. Al mismo tiempo se van tomando imágenes y vídeos del corazón mediante un ecocardiógrafo (el mismo equipo computarizado de ecografía con el que se realizan los ecocardiogramas doppler). Todos esos datos e imágenes serán luego revisados detenidamente por un cardiólogo debidamente capacitado para emitir el informe final de la prueba.

¿Cómo debo prepararme para un ecocardio estres?

– Algunos medicamentos como el atenolol, carvedilol, bisoprolol, propranolol, verapamilo, diltiazem, digoxina… pueden interferir con la realización o el resultado del examen. Al separar su cita, informe todos los medicamentos que usa pues quizás se le oriente suspender algunos con cierta antelación.

– Si está embarazada o sospecha estarlo, debe informarlo debido a los riesgos del ecocardiograma de esfuerzo y del ecoestres con dobutamina. También debe de informar si se encuentra lactando.

– El paciente debe presentarse 30 minutos antes de la hora fijada para los trámites y la preparación.

– Acuda acompañado por un familiar o amigo.

– Traer documento de identidad, cita, orden médica y resultados de todos los exámenes previos si los tiene.

– Ayuno: No comer ni tomar ningún alimento de 4 horas antes de la prueba.

– Evite fumar, tomar café, bebidas energizantes u otros estimulantes dentro de las tres horas previas al examen.

– Dentadura postiza: Si tiene deberá quitársela antes de la prueba.

– Traer toalla de mano y un rasurador en caso de tratarse de un hombre con pecho velludo.

– En caso de ecoestrés con ejercicio, deberá acudir con ropa y calzado deportivo.


¿Sentiré durante el ecoestres algún malestar o reacción?


Es usual sentir palpitaciones fuertes y rápidas, también algunos pacientes pueden que experimenten cierto mareo, dolor de cabeza, fatiga y en algunos casos náuseas o un sabor metálico en la boca. Pero si durante la prueba aparece alguno de estos síntomas, enseguida desaparecerán al concluirla. En muy pocos casos los malestares persisten y pueden ser indicativos de algún tipo de complicación.

El ecocardiograma estrés… ¿Tiene riesgo de complicaciones?


Sí, el ecoestrés conlleva el riesgo de que durante su realización aparezcan complicaciones como angina inestable, infarto cardiaco, arritmias, crisis hipertensiva, disección aórtica, eventos cardioembólicos. Pero estas complicaciones son más probables en personas con enfermedades cardíacas avanzadas (precisamente los casos que más se pueden beneficiar de los resultados del examen). De cualquier manera, las complicaciones graves son poco frecuentes y usualmente pueden ser evitadas o controladas. Dicho de otra manera: el riesgo de que ocurra una complicación es muchísimo menor que el beneficio que se puede obtener con el examen, lo cual justifica su realización.

¿Qué puedo hacer después de un ecoestrés farmacológico?


Una vez que desaparezcan los efectos de los medicamentos, si la prueba resulta normal, usted podrá regresar a su casa o a su centro laboral y desarrollar sus actividades usuales de ese día sin ninguna clase de impedimento.

¿Debo saber algo más?


A pesar de su utilidad, en ciertos casos el ecocardiograma de estrés no resulta suficiente para detectar o descartar ciertas enfermedades cardíacas. Algunos pacientes requerirán otros exámenes de mayor complejidad tales como la angiotomografía coronaria (angioTAC coronaria) o la angiografía coronaria (coronariografía).

¿De que otras formas se le conoce al eco estrés?

Se le denomina de muchas otras maneras como: eco de estrés, ecocardio stress, ecocardiograma stress, ecocardiograma estrés, eco estrés con ejercicio, ecocardiograma con dobutamina, eco dobutamina, eco stress con dobutamina, ecocardiograma dobutamina, ecocardiograma de estres con dobutamina, ecocardiograma de stress con dobutamina, ecocardiograma con estrés farmacológico…

Y en inglés: Stress echo, Stress Echocardiography, Stress Echocardiogram, Dobutamine Stress Echocardiogram, Dobutamine echocardiography,  Exercise Stress Echocardiogram…

¿Cuánto cuesta un eco estres?

En promedio, el precio de un ecocardiograma de estrés en Guayaquil, es actualmente de unos $300 dólares*
Su precio en CARDIUM es de $225 dólares**

NOTAS:

* No incluye gastos adicionales de hospitalización, procedimientos o medicamentos extras que el paciente pueda llegar a necesitar.

** El precio será aún menor si usted aplica para algún descuento por nuestros convenios con fundaciones y seguros médicos.

Doctor Aldo Santos, cardiologo

Redactado por: Dr. Aldo M. Santos, cardiólogo, MSc.

Si este artículo te ha resultado útil o interesante, COMÉNTALO y COMPÁRTELO entre tus familiares y amigos, porque alguien puede estar ahora mismo necesitándonos. Recuerda que puedes suscribirte para recibir periódicamente todos nuestros materiales.

También te invitamos a que explores los contenidos de nuestro Proyecto MedicinaExplicada, el lugar donde te lo decimos todo… ¡Para que te sientas bien!


¿Qué es un ECOCARDIOGRAMA DOPPLER?

ecocardiograma transtoracico

Ecocardiograma doppler o ecocardiografía es un tipo de examen médico especializado que evalúa el funcionamiento del corazón de una forma relativamente fácil, sin riesgos ni dolor u otra molestia importante para el paciente. De manera simplificada muchos le suelen decir “ecocardio”, pero por lo general los documentos e indicaciones médicas se refieren a este tipo de examen como “ecocardiograma doppler” o «ecocardiograma doppler color». El término «doppler» hace referencia a una función que permite evaluar el flujo de la sangre a través de las válvulas y dentro de las cavidades cardíacas aprovechando un fenómeno físico llamado “efecto doppler”.

Actualmente todo estudio ecocardiográfico de calidad, tiene que por fuerza aplicar las diferentes submodalidades doppler en cada paciente, así que hablar de doppler es ya es una redundancia. Lo mismo sucede con la palabra «color», que en realidad hace referencia a una submodalidad del doppler que permite visualizar los flujos sanguíneos cardiacos mediante patrones de diferentes colores de acuerdo a su dirección y otras características. O sea, que hoy por hoy todo ecocardiograma deberá llevar incluida una evaluación doppler – color.

El ecocardiograma convencional es un estudio no invasivo pues solo se desliza un pequeño dispositivo por el tórax del paciente para obtener imágenes del corazón en una pantalla. Por eso los cardiólogos también le llaman ecocardiograma transtorácico (E.T.T) para diferenciarlo del ecocardiograma transesofágico (E.T.E) que es otro tipo de examen un poco más complejo porque emplea una sonda a modo de “tubo” que se introduce por la boca hasta el esófago del paciente.

¿Para qué sirve un ecocardiograma?

Tal y como su nombre lo indica, el ecocardiograma consiste en una modalidad de ecografía, un tipo de estudio ecográfico que usa técnicas de ultrasonido para explorar directamente dentro del pecho de la persona y “ver” su corazón. Por tanto, permite evaluar su estado estructural (la forma y el tamaño) así como también su estado funcional: contractilidad, distensibilidad, relajación y las características del flujo de la sangre dentro de él.

El ecocardiograma se usa tanto en adultos como en niños (ecocardiograma pediátrico o ecocardio infantil) para detectar cardiopatías congénitas (malformaciones que aparecen desde antes de nacer) así como enfermedades adquiridas del corazón, o sea problemas valvulares, miocárdicos, coronarios… que se pueden desarrollar a lo largo de la vida de la persona. También permite evaluar otras estructuras como la arteria Aorta y las venas cavas, además del pericardio, que es una especie de bolsa lubricada que recubre al corazón para que este al moverse en cada latido no roce y genere fricción con los otros órganos.

La ecocardiografia no solo es útil para diagnosticar, o sea descubrir las enfermedades cardíacas (también denominadas “cardiopatías”) sino que es valiosa para establecer el pronóstico del paciente, evaluar la respuesta a los medicamentos y hasta para determinar la necesidad de cirugía o de procedimientos intervencionistas por catéter.

¿Es lo mismo un ecocardiograma que un electrocardiograma? ¿Cuál es mejor?

Aunque sus nombres se parecen, se trata de dos estudios completamente distintos: el electrocardiograma (también conocido como “electro”, o por sus siglas “ECG” ó “EKG”) es el registro gráfico de la actividad eléctrica del corazón, mientras que el ecocardiograma es la evaluación por ecografía del estado estructural y la actividad mecánica del corazón. Ninguno de estos dos exámenes es “mejor” que el otro, cada uno tiene su utilidad específica en dependencia de los síntomas, la enfermedad y la situación de cada paciente. Solo un cardiólogo o un médico debidamente capacitado puede decidir en cada momento si usted o un familiar suyo lo que necesita es un electrocardiograma, un ecocardiograma, o incluso ambos.

¿Cómo se hace un eco doppler cardiaco?

Para realizar esta clase de examen se emplea el ecocardiógrafo que es una máquina o equipo computarizado altamente complejo. Mientras dure la prueba, usted deberá estar acostado o acostada sobre una camilla. El cardiólogo ecocardiografista, le aplicará una pequeña cantidad de gel en el pecho y le ira deslizando por la piel un pequeño dispositivo llamado “transductor”. Este se encuentra unido por un cable al equipo de ecocardiografia y su función es enviar y recibir ondas del ultrasonido. Las ondas de ultrasonido no se ven, no se escuchan ni provocan dolor u otra sensación en el paciente.

Este dispositivo se coloca en el pecho del paciente para obtener el ecocardiograma.
Transductor es el dispositivo que se pone en el pecho del paciente.

El cardiólogo estará viendo su corazón en la pantalla del ecógrafo y podrá hacer varios tipos de mediciones y evaluaciones, así como tomar fotos y vídeos del funcionamiento de las diferentes estructuras cardíacas. En algunos momentos del examen usted escuchará algunos ruidos (como especie de soplidos rasposos). No se asuste, se trata de los sonidos que genera la sangre al pasar por las diferentes partes del corazón, los cuales son amplificados por el equipo y le dan información al médico.

La duración aproximada del estudio es de 20 a 30 minutos, aunque en ciertos casos se puede prolongar bastante más. El ecocardiograma es un examen ambulatorio. Esto quiere decir cuando su ecocardiografía termine, se podrá retirar a su casa, a no ser que el paciente tenga algún problema o necesite otro tipo de examen o procedimiento que requiera ingreso en una clínica u hospital.

Tipos de ecocardiogramas

Además del ecocardiograma transtorácico convencional (E.T.T) existen otros dos tipos de exámenes ecocardiográficos en base a su utilidad clínica. Estos son: el ecocardiograma transesofágico (E.T.E) y el ecocardiograma de estrés. Aunque todos estos procedimientos diagnósticos usan los mismos principios de la ecocardiografía, difieren en ciertos aspectos técnicos, por tanto cada uno tiene su utilidad y sus indicaciones específicas. De manera que ninguno es «superior» a los demás, sino solo el más indicado para la situación de cada paciente y por otro lado, un mismo caso puede llegar a necesitar más de uno de estos exámenes.

Es preciso distinguir entre estos 3 tipos de estudios ecocardiográficos anteriormente citados y algunas funciones, modalidades y submodalidades ecocardiográficas. A veces esas designaciones se incluyen en las solicitudes médicas y tienden a crear confusión. Algunos de estos términos son: ecocardiografía bidimensional o ecocardiograma 2D, ecocardiograma tridimensional, modo M, doppler continuo, doppler pulsado, doppler color, doppler tisular, ecocardiograma strain (eco strain, strain ecocardiograma). Todos estos términos no hacen referencia a una clase o un tipo adicional de estudio ecocardiográfico, sino solo a ciertas funcionalidades que se aplican como parte de las tres clases de examenes ecocardiográficos definidos al principio.

Mención aparte requiere el ecocardiograma fetal, el cual como su nombre lo indica consiste en la exploración del corazón fetal dentro del útero materno. En este caso la exploración ecográfica se realiza sobre la piel del abdomen de la gestante y su objetivo principal es detectar malformaciones congénitas cardíacas.

¿Cómo debo prepararme para un ecocardio trastoracico?

– El paciente debe presentarse 15 minutos antes de la hora fijada.

– No hay que suspender ningún medicamento.

– No es necesario estar en ayuno.

– No es obligatorio acudir en compañía de otra persona, a no ser que usted tenga necesidades especiales y requiera de ayuda.

– Traiga el documento de identidad, cita, orden médica y resultados de todos los exámenes previos si los tiene.

¿Y las complicaciones del ecocardiograma?

El ecocardiograma doppler convencional es un examen sin ningún riesgo de complicaciones pues no se le pondrán inyecciones ni se le administrarán medicamentos. El gel de ultrasonido que se aplica en la piel del paciente es inerte y de base acuosa: cuando seca no dejará manchas ni olor y no contiene ninguna sustancia que pueda provocar alergias.

¿Qué puedo hacer después del ecocardio?

Tras la prueba, usted podrá regresar a su casa o a su centro laboral y desarrollar normalmente sus actividades habituales de ese día sin ninguna clase de impedimento.

¿De que otras maneras se le llama al ecocardiograma?

Algo que usualmente se presta para confusiones es la diversidad de formas con las cuales se le llama al mismo tipo de examen. Algunas de ellas son: ecografia cardiaca, ecografia de corazón, ecografia cardiológica, examen de ecocardiograma, estudio ecocardiograma, estudio de ecocardiograma, examen ecocardiograma. Otras son designaciones redundantes como ecocardiografia cardiaca, ecocardiograma del corazón, ecocardiograma cardiaco.

Tambien hay muchas que incluyen la función doppler o la designación de alguna otra modalidad, algo que como hemos dicho es actualmente innecesario aclarar puesto que todo examen de este tipo deberá incluir por defecto. Entre estas tenemos: ecocardiograma con doppler, ecodoppler cardiaco color, eco doppler corazón, doppler corazón, ecocardiograma bidimensional doppler, ecocardiograma bidimensional doppler color, doppler ecocardiograma, eco doppler de corazón, ecocardio doppler, ecocardiograma doppler y ecocardiograma doppler color.

Otras especifican la técnica de adquisición: eco transtoracico, ecografia cardiaca transtoracica, ecocardiograma transtoracico, ecocardiograma tt, eco doppler transtorácico, ecocardiograma doppler transtoracico, ecocardio transtoracico y ecocardiografia transtoracica.

El ecocardiograma pediatrico, tampoco se escapa de esta profusión de designaciones: ecocardiograma en bebes, ecocardiograma transtoracico pediátrico, ecocardiograma doppler color infantil, ecocardiograma doppler color pediátrico, ecocardiograma en niños, ecocardio infantil, ecocardio pediatrico y ecocardiograma neonatal (en caso de que el paciente sea un recién nacido).

Finalmente y a modo de referencia, estas son las designaciones más usadas en inglés: echocardiography, echocardiogram, echocardiogram test, doppler echocardiography.

¿Debo saber algo más?

A pesar de su gran utilidad, en ciertos casos el ecocardiograma transtorácico en reposo convencional no resultará suficiente para detectar o descartar ciertas cardiopatías o enfermedades cardíacas. Por tanto, algunos pacientes requerirán de otros exámenes de mayor complejidad como el ecocardiograma transesofágico, el ecoestrés farmacológico, el ecocardiograma con contraste… entre otros estudios cardíacos.

¿Cuánto cuesta un ecocardiograma?

El precio de un ecocardiograma doppler supera los $100 dólares en la mayoría de los hospitales y clínicas privadas de Guayaquil.
Precio en CARDIUM: $80 dólares*

*NOTA: El precio será aún menor si usted aplica para algún descuento por nuestros convenios con fundaciones y seguros médicos.

Doctor Aldo Santos, cardiologo

Redactado por: Dr. Aldo M. Santos, cardiólogo, MSc.

Si este artículo te ha resultado útil o interesante, COMÉNTALO y COMPÁRTELO entre tus familiares y amigos, porque alguien puede estar ahora mismo necesitándonos. Recuerda que puedes suscribirte para recibir periódicamente todos nuestros materiales.

También te invitamos a que explores los contenidos de nuestro Proyecto MedicinaExplicada, el lugar donde te lo decimos todo… ¡Para que te sientas bien!

¿Qué es el ECOCARDIOGRAMA TRANSESOFÁGICO?

ecocardiograma transesofagico - eco transesofáfico (E.T.E)

Ecocardiograma transesofágico (E.T.E) es un procedimiento altamente especializado para el estudio del corazón. A diferencia del ecocardiograma doppler transtoracico (E.T.T) que es un estudio más sencillo y común, en el ecocardiograma trans-esofágico se usa una sonda larga y delgada, muy parecida a las que se emplean en las endoscopias, la cual se introduce en el esófago para desde allí obtener imágenes del corazón de mucha mayor calidad.

¿Para qué sirve un ecocardiograma transesofágico?

El esófago es un órgano en forma de tubo que conecta nuestra garganta con el estómago. Como el esófago pasa muy cerca del corazón, introduciendo un transductor o sonda especial de ecografía transesofágica por la boca hasta el esófago, es posible obtener fotos y vídeos de las estructuras cardíacas de altísima calidad. Estas imágenes luego son analizadas y se confecciona un informe con los resultados, el cual usted le llevará a su cardiólogo de asistencia.

Es importante aclarar que este examen no es necesario en todas las personas ni en todas las enfermedades cardiacas. Usualmente se emplea solo en aquellos pacientes en los que el ecocardiograma doppler transtorácico convencional no logra obtener imágenes con la suficiente calidad para realizar un diagnóstico preciso o una evaluación satisfactoria.

¿Cómo se hace el ecocardiograma transesofágico?

Para comenzar se acostará de lado sobre una camilla. Se le colocarán en la piel del pecho unos cables o electrodos para el monitoreo electrocardiográfico durante todo el examen, también se le estará evaluando la oxigenación de la sangre mediante pulsioximetría. Luego se le aplicará un spray anestésico en la garganta y en caso de que el estudio sea bajo sedación se le inyectará en alguna vena del brazo una medicación con efecto sedante. A continuación el cardiólogo colocará la sonda dentro de su boca y le pedirá que trague para irla introduciendo poco a poco, suavemente dentro del esófago. Esto puede provocar náuseas que desaparecerán una vez que la sonda está dentro. Luego de esto, se comienzan a tomar fotografías y vídeos de su corazón.

Una vez que el estudio concluya, al sacar la sonda es conveniente toser para sacar las flemas que se hayan podido retener. La duración aproximada de la prueba es de 20 a 30 minutos. Por lo general es breve y las molestias son controlables pues se usan anestésicos y sedación. Este es un examen ambulatorio, lo cual quiere decir que a menos que el paciente se encuentre previamente ingresado por algún otro problema de salud, podrá irse a su casa una vez termine el estudio y desaparezca el efecto de los medicamentos.

¿Cómo debo prepararme para un eco trans-esofágico?

– El paciente debe presentarse 30 minutos antes de la hora fijada para los trámites y la preparación.

– Ayuno: No comer ni tomar ningún alimento de 4 a 6 horas antes de la prueba.

– Acudir acompañado por un familiar ó un amigo.

– Traer documento de identidad, cita, orden médica y resultados de todos los exámenes previos si los tiene.

– Dentadura postiza: Si tiene deberá quitársela antes de la prueba.

– Traer toalla de mano.

– Si toma warfarina sódica u otro medicamento anticoagulante, tiene que traer resultados de un examen llamado «Tiempo de Protrombina» (INR o RIN) realizado el mismo día o el anterior al examen.

– Si tiene alguna cardiopatía congénita, una enfermedad valvular o ya le han operado y colocado una válvula cardíaca artificial o prótesis valvular, pregúntele a su médico pues quizás deba tomar AMOCIXILINA 2g (2000 mg) vía oral 2 horas antes del procedimiento como prevención de la endocarditis bacteriana. NOTA: No tome amoxicilina si es ALÉRGICO A LAS PENICILINAS. En ese caso su médico le dirá que otro antibiótico tomar.

¿Cuáles son las complicaciones del ecocardiograma transesofágico?

Sí, pero son poco frecuentes y aunque algunas complicaciones pueden ser graves (arritmias, hipoxia, dolor torácico, perforación esofágica) éstas son excepcionales y la mayoría son solucionables. El riesgo de estas complicaciones es menor que el beneficio que se obtendrá con el examen, lo cual justifica su realización.

¿Qué puedo hacer después de un eco transesofágico?

No debe tomar ningún alimento hasta pasadas 2 horas de la exploración si se le ha aplicado el spray anestésico en la garganta. Y no es aconsejable conducir de 6 a 12 horas posteriores al estudio si en este se ha recibido medicación anestésica o sedante por la vena (pregúntele a su médico). Las personas de cierta edad deben estar acompañadas durante las siguientes 2 a 4 horas.

¿Debo saber algo más?

Algunas enfermedades preexistentes y medicamentos que usted esté usando pueden interferir con este examen. Siempre dígale a su médico e infórmenos con anterioridad todos sus padecimientos, así como las medicinas que usted esté usando.

¿Cuánto cuesta un ecocardiograma transesofágico?

El precio de un ecocardiograma doppler transesofágico supera en promedio los $420 dólares en la mayoría de los hospitales y clínicas privadas de Guayaquil.
Precio en CARDIUM: $350 dólares*

*NOTA: El precio será aún menor si usted aplica para algún descuento por nuestros convenios con fundaciones y seguros médicos.

Doctor Aldo Santos, cardiologo

Redactado por: Dr. Aldo M. Santos, cardiólogo, MSc.

Si este artículo te ha resultado útil o interesante, COMÉNTALO y COMPÁRTELO entre tus familiares y amigos, porque alguien puede estar ahora mismo necesitándonos. Recuerda que puedes suscribirte para recibir periódicamente todos nuestros materiales.

También te invitamos a que explores los contenidos de nuestro Proyecto MedicinaExplicada, el lugar donde te lo decimos todo… ¡Para que te sientas bien!