Fibrilación auricular: el ratoncito en la bolsa.

La fibrilación auricular o fibrilación atrial (F.A.) es un trastorno del ritmo cardíaco, un tipo de arritmia en la cual los latidos son muy desordenados y usualmente también bastante rápidos. A veces aparece en forma de una arritmia paroxística, o sea con un inicio brusco, una duración más o menos corta y un final espontáneo. Pero en ciertos casos se mantiene de forma persistente por días o semanas, o repite una y otra vez de manera recurrente. En esos casos, para eliminarla o evitar que repita se hace necesario el uso de medicación antiarrítmica u otros procedimientos. Finalmente en muchos pacientes llega a convertirse en un trastorno crónico o permanente, no eliminable con medicamentos.

¿En qué consiste la fibrilación auricular?

Esta arritmia se produce por la pérdida del ritmo sinusal normal debido a un desorden de la actividad eléctrica de las aurículas o atrios que son dos de las cuatro cavidades del corazón. Este trastorno eléctrico provoca que las aurículas pierdan la capacidad de contraerse adecuadamente y lo hagan de forma rápida, desordenada y débil (como en una especie de «temblor») comprometiendo su función de bombear de forma coordinada la sangre necesaria para rellenar los ventrículos.

Aunque la fibrilación auricular por lo general no suele poner en riesgo la vida del paciente de manera directa, es una afección que requiere un tratamiento adecuado para prevenir ciertas complicaciones de las que hablamos más adelante en este artículo.

¿Cuáles son las causas de la fibrilación auricular?

Esta es un tipo de arritmia muy común y puede incluso aparecer en individuos jóvenes con el corazón completamente sano. En ellos usualmente la fibrilación se debe a estrés intenso, desequilibrios hormonales, alcohol, drogas o ciertos medicamentos, o al exceso de estimulantes como el café, colas o bebidas energizantes. También la aparición de un paroxismo de fribrilación atrial puede ser provocado por ciertos fenómenos como los cambios bruscos de temperatura (por ejemplo tomar algo helado en un día muy caluroso o tras haber realizado ejercicio físico intenso), anemia, infecciones o deshidratación. A veces no ese trata de uno solo de estos factores sino de la combinación de varios de ellos. Algunas personas tienen incluso una predisposición genética a padecerla y pueden desarrollar F.A. con mucha más facilidad.

Aunque la fibrilación atrial sea un problema de salud bastante común en jóvenes, hay más probabilidad de que aparezca conforme más avanzada sea la edad de las personas. Esto se debe a que es favorecida por los cambios que el envejecimiento provoca en el corazón, así como a la mayor probabilidad de que en las personas mayores existan otras enfermedades cardiacas y no cardiacas que la propician. La fibrilación auricular puede estar también relacionada con antecedentes de una cirugía en el corazón o ser expresión de trastornos cardiovasculares como la  hipertensión arterial descompensada o de cardiopatías congénitas, enfermedades valvulares,  infarto cardiaco y otros problemas de las arterias coronarias o del miocardio con y sin insuficiencia cardiaca. También puede ser consecuencia de enfermedades no cardiacas (renales, respiratorias, endocrinas y digestivas).

¿Qué síntomas provoca la fibrilación auricular?

En algunas personas la fibrilación atrial puede ser completamente asintomática, o sea no provocar ningún malestar y descubrirse de casualidad en un chequeo de rutina. Sin embargo, es común que la F.A. se comporte como un tipo de taquicardia en la que la persona siente palpitaciones en forma de latidos cardíacos muy rápidos, fuertes y desordenados que en cierta ocasión un paciente nos describió como tener… «un desesperado ratoncito encerrado en una bolsa, buscando por donde salir». También puede provocar sensación de angustia, dolor en el pecho, falta de aire, palidez, sudoración, debilidad, náuseas, mareos o síncope (pérdida de la consciencia). En resumen, los síntomas mas frecuentes son:

  • Palpitaciones.
  • Dolor en el pecho.
  • Falta de aire o ahogo.
  • Fatiga, cansancio, piernas pesadas.
  • Mareos o vértigo.
  • Angustia.
  • Aturdimiento.

Continuar la lectura:

Fibrilación auricular:  ¿Cómo prevenir sus complicaciones?

Fibrilación auricular:  Diagnóstico y tratamiento.  
Doctor Aldo Santos, cardiologo

Redactado por: Dr. Aldo M. Santos, cardiólogo, MSc.

Si este artículo te ha resultado útil o interesante, COMÉNTALO y COMPÁRTELO entre tus familiares y amigos, porque alguien puede estar ahora mismo necesitándonos. Recuerda que puedes suscribirte para recibir periódicamente todos nuestros materiales.

También te invitamos a que explores los contenidos de nuestro Proyecto MedicinaExplicada, el lugar donde te lo decimos todo… ¡Para que te sientas bien!

Síguenos y compártenos: