QUÍMICA y ESFUERZO: la verdad sobre los medicamentos para bajar de peso.

Si tienes sobrepeso o padeces obesidad quizás te has planteado la posibilidad de usar medicamentos para bajar de peso. Pero antes de ponerte una inyección, o empezar a tomar cualquier pastilla para adelgazar es importante que conozcas ciertos detalles.

Muchos de nosotros libramos a diario una batalla contra el sobrepeso y la obesidad, sin embargo no pocas veces el resultado es frustrante y hasta podemos llegar a sentir una sensación de derrota. Es por eso que además de las dietas, el ejercicio y los cambios en el estilo de vida no pocos recurren a los medicamentos para adelgazar como una alternativa para acelerar el proceso. Pero… ¿realmente se trata de una solución eficaz? ¿Son suficientemente seguros? Y sus resultados ¿son duraderos?

En este nuevo artículo del blog +LATIDOS, te explicaremos en un lenguaje fácilmente comprensible todo lo que necesitas saber sobre los medicamentos contra la obesidad o fármacos para disminuir de peso: sus tipos y funcionamiento, así como su eficacia, los riesgos y potenciales efectos secundarios. Tal y como nos caracteriza, lo que vas a leer es en base a información actualizada y científicamente verificada, así que… ¡acompáñanos!

Los medicamentos para bajar de peso ¿realmente funcionan?

Numerosos estudios científicos avalan la eficacia de los actuales medicamentos para controlar el peso. Los fármacos contra la obesidad pueden ayudar a perder entre 5 y 10% del peso corporal en un período inferior a los 12 meses. Pero combinados con dieta y otras medidas pueden lograr resultados notables incluso antes de 3 meses. No obstante la reducción de peso puede ser más lenta, limitada y solo temporal si no se acompañan de otras medidas como los cambios higiénico-dietéticos y la actividad física.

Tratamiento de la obesidad: miligramos de «química» y… «toneladas» de esfuerzo.

Para lograr un peso saludable puede ser muy útil la ayuda de un poco de «química» pero sigue siendo necesario mucho, pero mucho, esfuerzo y compromiso personal. Quien recurra a estos medicamentos como una forma de adelgazar “fácil”, “rápida” y “sin esfuerzo” probablemente perderá su tiempo y su dinero.

Tampoco podemos dejar de señalar que en el mercado existe una profusión de productos que se promocionan en las redes sociales y hasta en anuncios de la radio y en horarios estelares de la TV como “medicamentos para bajar de peso”, algunos con el cartelito de “naturistas”. En realidad se trata de publicidad engañosa sobre productos sin ninguna validación científica con los que en lugar de deshacerte del sobrepeso, lo que perderás es tu tiempo y tu dinero.

inyecciones para bajar de peso o adelgazar y eliminar la obesidad.
Algunos medicamentos para adelgazar se aplican en forma de inyecciones periódicas con jeringas precargadas.

Por muy buenas que sean nuestras “armas” es difícil vencer a un adversario si antes no nos preparamos y le conocemos a profundidad. Si quieres lograr resultados rápidos (y sobre todo sostenidos) en la reducción de tu peso corporal es importante que le dediques tiempo a conocer todo lo necesario sobre la obesidad: en qué consiste, cuáles son sus tipos, sus causas y efectos sobre la salud. Por eso te recomendamos que leas detenidamente este otro artículo que hemos preparado para ti: Cómo vencer la obesidad (sin sufrir en el intento).

Medicamentos para bajar de peso: 4 ADVERTENCIAS (!)   

1) Pueden provocar efectos secundarios:

La mayoría de los efectos secundarios de los medicamentos para reducir el peso corporal no son peligrosos y desaparecen de inmediato al dejar de tomarlos. Sin embargo, algunos de los potenciales efectos adversos de los fármacos para adelgazar pueden llegar a ser bastante molestos. Tambien aunque son muy poco frecuentes pueden aparecer complicaciones graves. Las complicaciones de los medicamentos para bajar de peso son más probables en pacientes que ya tenían alguna patología previa y pueden ocurrir en personas que antes de iniciar el tratamiento no fueron debidamente evaluados por un personal médico capacitado, o no han sido monitoreados en el transcurso de su aplicación.

2) Requieren de una prescripción médica y un seguimiento especializado:

Esto va en línea con las advertencias anteriores. Los medicamentos para controlar el peso siempre requieren una cuidadosa evaluación previa y un estricto seguimiento médico especializado. La  automedicación con alguno de estos fármacos puede ser muy peligrosa. Evite tomar esas pastillas que “le sobraron” a un amigo o algo que le estén vendiendo en las redes sociales (que recuerda puede ser un producto sin ninguna certificación, e incluso falso o adulterado). También tenga cuidado porque no todo profesional de la salud cuenta con la calificación suficiente para prescribir y monitorear el uso de este tipo de fármacos.  

3) No funcionan como única herramienta ni son una solución “mágica”: 

Guiados por la cultura contemporánea del facilismo y la pasividad, muchas personas aspiran a tomar una pastilla o ponerse una inyección que les resuelva su problema de obesidad sin esforzarse y sin cambiar sus nocivos estilos de vida. Sentimos decirle que ese tipo de pastilla no existe. Los medicamentos para reducir el peso corporal, son solo un complemento y nunca sustituyen a una dieta adecuada y a la práctica regular de ejercicio físico.

Todo paciente con sobrepeso u obesidad tiene que estar consciente de que necesita hacer un esfuerzo y lograr un cambio radical de vida. Ello implica la modificación de criterios, hábitos y percepciones, así como enfoque y esfuerzo, mucho, mucho, mucho esfuerzo físico y también mental – emocional. Pretender usar medicamentos para adelgazar sin querer asumir el esfuerzo de un cambio de estilo de vida puede ser solo una solución temporal, parcial o incluso completamente inefectiva que termine ahondando la frustración y debilite aún más la autoestima de las personas.

Es probable que al mejorar tu nutrición y lograr controlar tu peso corporal, también mejore tu salud metabólica. Sí, es posible que desaparezcan del todo las alteraciones propias del síndrome metabólico como la hipertensión arterial, las alteraciones de la glucosa (azúcar) y de las grasas en la sangre (colesterol, triglicéridos). Sin embargo, en algunas personas puede persistir cierto grado de esos trastornos por lo que deberán seguir usando medicamentos específicos para mantenerlos controlados.

4) No son para todos: 

Por todo lo anteriormente expuesto, es fácil comprender que estos fármacos no son para todo el mundo. Los medicamentos para reducir el peso no se recomiendan en ciertas personas e incluso pueden estar absolutamente contraindicados en niños, embarazadas o mujeres que estén buscando un embarazo y en pacientes con ciertas condiciones médicas como enfermedades cardíacas, renales o hepáticas.

Por otro lado, algunos pacientes no logran tolerar los efectos secundarios, incluso leves y de escaso peligro. Tampoco podemos perder de vista que si usted sufre una obesidad o tiene sobrepeso por un trastorno de la conducta alimentaria provocado por ansiedad, depresión u otro problema emocional, difícilmente le ayudará un fármaco para reducir el peso corporal si no va acompañado de una estrategia de apoyo y acompañamiento psicoterapéutico efectivo.

A-B-C de los medicamentos para bajar de peso:

No son muchos los medicamentos para controlar el peso que tienen validación científica y por tanto un uso médico aprobado a nivel internacional. Según su mecanismo de acción se clasifican en 3 grupos: supresores centrales del apetito, bloqueadores de la absorción de las grasas, y agonistas GLP1. A continuación te explicamos en más detalle sus características:

A). Supresores centrales del apetito:

Se les dice “centrales” porque actúan directamente en el cerebro disminuyendo la sensación de hambre. Algunos de estos medicamentos inicialmente fueron desarrollados como psicofármacos por sus efectos antidepresivos o su utilidad en el control de los sintomas del síndrome de abstinencia en personas con algunas adicciones. Sin embargo luego se vio que eran capaces de reducir el apetito e inducir cierto nivel de anorexia (por eso también se les llama «anorexígenos»).

fentermina o istaril: medicamento para bajar de peso y tratar la obesidad.
bupropion o buxon: medicamento para bajar de peso y tratar la obesidad.
  • Mecanismo de acción: Estas sustancias son isómeros de la meta-anfetamina y estimulantes del sistema nervioso central. Hacen que en las neuronas se incremente el nivel de neurotransmisiones como dopamina, epinefrina y norepinefrina. Estos neurotransmisores naturalmente se disparan como una respuesta de alerta (de lucha o huida) y también frenan el hambre.
  • Efecto: Disminuyen la sensación de hambre, lo que lleva a ingerir menos alimentos y así disminuir el ingreso calórico.
  • Fármacos: Fentermina (Obexol, Sentis, Adipex-P, Lomaira) y en combinación con Topiramato (Istaril, Qsymia). También el Bupropion o Anfebutamona (Buxon, Zyban, Zyntabac, Odranal, Wellbutrin) un medicamento antidepresivo que luego demostró su utilidad para el tratamiento del síndrome de abstinencia en personas que dejaban de fumar y que más recientemente se ha comprobado que puede reducir el apetito, ya sea solo o en combinación con Naltrexona (Naltreva, Contrave).
  • Efectos secundarios: Ansiedad, insomnio, boca seca, palpitaciones, estreñimiento, vómitos, diarreas.
  • Contraindicaciones: edad avanzada, personas con enfermedad coronaria y otras patologías  cardíacas, presión arterial alta, hipertiroidismo y glaucoma, epilepsia u otras causas de convulsiones.
  • Modo de uso: Tabletas o cápsulas vía oral por un tiempo limitado, usualmente por 6 a 12 semanas.

B). Bloqueadores de la absorción de las grasas:

orlistat o disgrasil medicamento para bajar de peso y tratar la obesidad.
  • Mecanismo de acción: Provoca una inhibición de la lipasa pancreática, una enzima que descompone en el intestino las grasas que ingerimos con los alimentos. Sin esta enzima, los triglicéridos de la dieta no se hidrolizan y se quedan como ácidos grasos no absorbibles, por lo que se excretan en las heces sin digerirse. 
  • Efecto: Impiden que el cuerpo absorba la grasa de los alimentos ingeridos y con ello reducen la ingesta de calorías.
  • Fármacos: Orlistat o tetrahidrolipstatina (Xenical, Disgrasil, Orlifit, Alli).
  • Efectos secundarios: Heces grasosas, diarrea, flatulencia, incontinencia fecal, disminución de la absorción de vitaminas liposolubles (vitaminas A, D y E).
  • Contraindicaciones: menores de 12 años de edad, mujeres embarazadas o en lactancia y consumidores de bebidas alcohólicas.
  • Modo de uso: Usualmente una cápsula o tableta de 120 mg tres veces al día, después de las comidas principales.

C). Agonistas del GLP-1:

wegoby o semaglutide: medicamento para bajar de peso y tratar la obesidad.

Se trata de medicamentos que inicialmente fueron desarrollados para la controlar la diabetes. Sin embargo pronto se vio que inducían una importante reducción del peso corporal. Por tal motivo fue estudiado y luego se pudo aprobar su uso en el tratamiento de la obesidad. Más recientemente los laboratorios farmacéuticos han sacado versiones con el expreso fin de reducir el peso corporal y se han estado desarrollando otros medicamentos de efecto similar.

  • Mecanismo de acción: Son análogos sintéticos de una hormona natural llamada GLP-1 que secretamos en el intestino delgado cuando comemos. Actúan en el páncreas, estimulando la secreción de insulina e inhibiendo la liberación de otra hormona llamada Glucagón, por lo que también disminuyen los niveles de azúcar en la sangre.
  • Efecto: Regulan el apetito, retardan el vaciado gástrico y reducen las señales cerebrales de hambre (efecto anorexigeno), lo que conduce a una menor ingesta de alimentos.
  • Fármacos:  Semaglutida (Wegovy, Ozempic) , Liraglutida (Saxenda, Victoza), Tirzepatida (Zepbound, Mounjaro).
  • Efectos secundarios: Efectos gastrointestinales como náuseas, vómitos, diarrea o estreñimiento y existe un riesgo de que aparezcan problemas de páncreas, vesícula biliar y estómago. Aunque es muy poca la probabilidad, también pueden provocar nódulos tiroideos y cáncer de tiroides.
  • Contraindicaciones: Enfermedades hepáticas y pancreáticas, nódulos tiroideos, insuficiencia cardíaca.
  • Modo de uso: Estos productos se aplican en inyecciones aunque la Semaglutida tambien se encuentra disponible en forma de comprimido soral con el nombre de Rybelsus.

Medicamentos aprobados para el tratamiento del sobrepeso y la obesidad:

FÁRMACOS:EDAD APROBADA: ACCIÓN:EFECTOS SECUNDARIOS: ADVERTENCIAS:
Orlistat 
(Xenical, Disgrasil)

Disponible en dosis
más bajas sin receta (Alli)
Adultos y niños mayores de 12 años.Trabaja en el intestino para reducir la cantidad de grasa que el organismo absorbe de los alimentos ingeridos.Diarrea.
Gases.
Heces aceitosas.
Dolor abdominal.
Se han reportado casos raros de lesión hepática grave.
Se debe evitar tomarlo junto con otro medicamento llamado ciclosporina. 
Se debe tomar una pastilla multivitamínica todos los días.
Fentermina + Topiramato 
(Qsymia, Istaril)
Adultos.Hace que la persona sienta menos hambre o se sienta llena más rápidamente.

Es una combinación de dos medicamentos: Fentermina, que disminuye el apetito, y Topiramato, que también sirve para tratar la migraña y como antiepiléptico.
Estreñimiento.
Mareo.
Resequedad en la boca.
Cambios en el gusto.
Hormigueo de manos y pies.
Dificultad para dormir.
No se debe usar si la persona padece Glaucoma o Hipertiroidismo.
La persona debe informar al médico si ha tenido un ataque cardiaco o un derrame cerebral, arritmias, enfermedad renal o problemas con el estado de ánimo.
PODRÍA CAUSAR DEFECTOS CONGÉNITOS: no debe tomar este medicamento si usted está embarazada o planea un embarazo.
Tampoco se debe tomar durante la lactancia.
Naltrexona + Bupropión 
(Contrave, Naltreva)
Adultos. Hace que la persona sienta menos hambre o se sienta llena más rápidamente.

Es una combinación de dos medicamentos: naltrexona, que se usa para tratar la dependencia del alcohol y otras drogas y bupropión, que se usa para tratar la depresión o ayudar a las personas a dejar de fumar.
Estreñimiento.
Diarrea.
Mareo.
Resequedad en la boca.
Dolor de cabeza.
Aumento de la presión arterial.
Palpitaciones.
Insomnio.
Lesión hepática.
Náuseas
Vómito.
No se debe usar si la persona tiene presión arterial alta no controlada, convulsiones o antecedentes de anorexia o bulimia nerviosa.

No se debe usar si la persona tiene dependencia de analgésicos opioides o si se está absteniendo de las drogas o el alcohol.

No se debe usar en personas con ideas suicidas y si la persona ya está tomando Bupropión (Wellbutrin, Zyban) pues puede aumentar los pensamientos suicidas.
Liraglutida 
(Saxenda)

Administrada
diariamente por inyección.
Adultos y niños mayores de 12 años.Imita una hormona conocida como péptido-1 similar al glucagón (GLP-1) que se dirige a zonas del cerebro que regulan el apetito y la ingesta de alimentos.

En una dosis más baja con el nombre de Victoza este medicamento fue aprobado por la FDA para tratar la diabetes tipo 2
Náuseas.
Diarrea.
Estreñimiento.
Dolor abdominal.
Dolor de cabeza.
Palpitaciones.
Podría aumentar la probabilidad de desarrollar pancreatitis.

Se ha descubierto que causa un tipo raro de tumor tiroideo en ciertos animales de laboratorio (efecto no comprobado por el momento en seres humanos).
Semaglutida (Wegovy)

Administrada
semanalmente por inyección.
Adultos.Imita una hormona que normalmente se produce en nuestro intestino conocida «GLP-1» que actúa en las zonas del cerebro que regulan el apetito y la ingesta de alimentos.

Bajo diferentes nombres y dosis, este medicamento fue aprobado inicialmente por la FDA para tratar la diabetes tipo 2 como medicamento inyectable (Ozempic) y como comprimido oral (Rybelsus)
Náuseas.
Diarrea.
Vómito.
Estreñimiento.
Dolor abdominal.
Dolor de cabeza.
Fatiga.
No se debe usar en combinación con otros productos que contengan semaglutida, otros agonistas del receptor GLP-1 u otros productos para adelgazar, incluidos medicamentos recetados, medicamentos de venta libre o productos a base de hierbas.
Podría aumentar la probabilidad de desarrollar pancreatitis.
Se ha descubierto que causa un tipo raro de tumor tiroideo en animales de laboratorio (efecto no comprobado por el momento en seres humanos).
Setmelanotida (IMCIVREE)

Disponible solo en inyección.
Personas mayores de 6 años con obesidad solo debido a tres trastornos genéticos raros específicos.Podría reducir el apetito y aumentar la sensación de llenuraPodría aumentar el metabolismo en reposo (cómo el organismo quema calorías)

Aun cuando puede ayudar a adelgazar, no trata los defectos genéticos.
Reacción en el lugar de la inyección.
Oscurecimiento de la piel.
Náuseas.
Alteración en la excitación sexual.
Depresión e ideas suicidas.
Riesgo de reacciones adversas graves en recién nacidos y lactantes con bajo peso al nacer, debido al conservante de alcohol bencílico.
Solo se usa en personas con algunos trastornos genéticos ultra raros, confirmadas por pruebas genéticas:
– Deficiencia de proopiomelanocortina (POMC)
– Deficiencia de proproteína convertasa subtilisina/kexina tipo 1 (PCSK1).
– Deficiencia del receptor de leptina (LEPR).

No se debe usar durante el embarazo o la lactancia.
Otros fármacos
que frenan el deseo de comer (medicamentos anorexígenos):

Fentermina,
Benzfetamina,
Dietilpropión,
Fendimetrazina
.
Adultos.Aumenta las sustancias químicas en el cerebro para hacerle sentir a la persona que no tiene hambre o que está llena.

Nota: aprobado por la FDA solo para uso a corto plazo, hasta 12 semanas.
Resequedad en la boca.
Estreñimiento.
Dificultad para dormir.
Mareo.
Nerviosismo.
Sensación de inquietud.
Dolor de cabeza.
Aumento de la presión arterial.
Palpitaciones.
No se debe usar si la persona tiene enfermedad cardiaca, presión arterial alta no controlada, hipertiroidismo o glaucoma.

Se debe informar al profesional del cuidado de la salud si la persona tiene ansiedad grave u otros problemas de salud mental.
Tabla resumen de los principales fármacos para el tratamiento de la obesidad o el control del peso corporal. (DESLIZAR >>>)

Medicamentos para bajar de peso que han sido prohibidos:

Otros medicamentos que en el pasado se usaban para bajar de peso han ido siendo retirados del mercado en muchos países debido a sus demostrados efectos adversos, unos de tipo cardiovascular y otros aumentando el riesgo de ciertos tipos de cáncer. Sin embargo, algunos de ellos siguen apareciendo en el mercado informal, comercializándose de contrabando por personas inescrupulosas o formando parte de otros compuestos que se venden en las redes sociales. Dentro de las sustancias que actualmente se encuentran proscritas están la Fenfluramina, la Dexfenfluramina, la Lorcaserina y la Sibutramina. Revise la etiqueta y no use ningún producto que contenga alguno de estos compuestos.

No podemos confundir esos medicamentos para el control del peso que han sido prohibidos y retirados del mercado con aquellos que si están aprobados para usarse en otras patologías pero que algunas personas usan para adelgazar. Se trata de medicamentos que si bien en algunos casos ayudan a bajar de peso, no cuentan con la suficiente validación científica para emplearse en el manejo de la obesidad. Tal es el caso de fármacos como la Metformina, un medicamento hipoglucemiante (capaz de reducir los niveles de glucosa o azúcar en sangre) y por tanto útil en  el control de la diabetes mellitus tipo 2.

También otros medicamentos popularmente usados para “bajar de peso” no han logrado demostrar suficiente eficacia y seguridad como para se autorice su indicación terapéutica como fármaco para adelgazar.

¿Los niños pueden usar medicamentos para bajar de peso?

La mayoría de los medicamentos para controlar el peso aprobados por las agencias reguladoras a nivel internacional son solo para adultos. No obstante, el Orlistat (Xenical) y Liraglutida (Saxenda) han recibido en los EE.UU la aprobación de la Food And Drugs Administration (FDA) para usarse en niños mayores de 12 años.

Tambien la Setmelanotida (Imcivree) es un medicamento supresor central del apetito aprobado por la FDA para niños mayores de 6 años con trastornos genéticos raros que causan obesidad. Se debe aplicar mediante inyecciones diarias.

¿Por cuánto tiempo se deben usar los medicamentos para controlar el peso?

El tiempo de duración del tratamiento farmacológico para controlar el peso corporal depende de muchos factores como el tipo de medicamento empleado y las características de cada paciente. En este punto son muy importantes los detalles específicos de la situación de salud metabólica de cada persona, y si padece otras enfermedades cardiovasculares, renales, hematológicas o hepáticas.

Un esquema ampliamente aplicado es usar la medicación durante 4 a 12 semanas siempre acompañada de medidas higiénico-dietéticas y con ajustes intermedios de dosis. Si el paciente no es capaz de perder al menos el 5% de su peso inicial después de 12 semanas con la dosis completa de un medicamento, probablemente el profesional le sustituirá el fármaco o dará como fallido el tratamiento.

Debido a que la obesidad es una enfermedad crónica y recidivante, en ocasiones algunos pacientes derán someterse a ciclos periódicos de medicación. En algunos casos puede ser incluso necesario un tratamiento por tiempo indefinido, algo que no es posible con todos los fármacos actualmente disponibles.

semaglutida o wegoby: medicamento para bajar de peso y tratar la obesidad y el sindrome metabolico.

Sobrepeso y obesidad: para PERDER hay que GANAR.

No hay dudas de que los medicamentos para bajar de peso pueden ser una herramienta sumamente útil y efectiva para muchas personas con obesidad. Pero su uso siempre debe ser bajo supervisión médica especializada y como complemento de un estilo de vida saludable.

Algo que siempre debes tener presente es que lo más difícil no es deshacerse de la obesidad en corto  tiempo, sino lograr mantenerse en un nivel saludable a largo plazo. Y eso no se consigue a base de pastillas o inyecciones sino de una serie de cambios más profundos. Sí, porque para perder peso, hay que ganar:

  • Conciencia y percepción de riesgo.
  • Voluntad y autocontrol.
  • Equilibrio emocional.

La decisión de tomar medicamentos para bajar de peso debe ser asumida con responsabilidad: no tomes ni te inyectes algo sólo porque «te lo recomendó un amigo» y mucho menos lo que cualquier desconocido venda en redes sociales. Consulta con un  profesional debidamente capacitado para que evalúe tu caso y defina si alguno de los medicamentos para adelgazar es una opción adecuada y segura para ti.

Seguir leyendo:

Contenido relacionado:

.

Autor: Dr. Aldo Santos , cardiólogo en la red cardiológica CÂRDIUM.

Si este artículo te ha resultado útil o interesante, COMÉNTALO y COMPÁRTELO entre tus familiares y amigos, porque alguien puede estar ahora mismo necesitándonos. Recuerda que puedes SUSCRIBIRTE para recibir por E-mail todos nuestros materiales. .

¿SABER MÁS? Si en este material no encontraste respuesta a alguna de tus dudas o inquietudes, dinos mediante este formulario de contacto y con gusto te ayudaremos.

ADVERTENCIA: Este artículo solo tiene fines educativos y en ningún caso pretende sustituir la atención médica por un profesional calificado y debidamente certificado..

separe su cita

Síguenos y compártenos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Instagram
YouTube
YouTube
Tiktok