HIPERTENSIÓN ARTERIAL: ¿pastillas todos los días o una inyección dos veces al año?

¿Cansado de tomar pastillas para la hipertensión arterial una o varias veces al día? Pues quizás eso pronto pueda cambiar porque en este momento se está investigando un novedoso fármaco que podría controlar la hipertensión arterial con solo… ¡una inyección cada 6 meses!

Medicinas para la hipertensión arterial: ¿pastillas todos los días o una inyección dos veces al año?

Sí, así como lo lees: un ensayo clínico de fase 1 ha estado probando un nuevo medicamento para controlar la presión alta y los resultados iniciales acaban de ser publicados en la prestigiosa revista médica norteamericana The New England Journal of Medicine.

Pero no se trata de un fármaco cualquiera sino de uno que podría inaugurar toda una nueva era en el tratamiento de esta enfermedad. Y eso se debe a que su mecanismo de acción es completamente diferente al resto de los medicamentos antihipertensivos tradicionales.

Pero… ¿Qué es la hipertensión arterial?

Si sufres de la «presión alta» o tienes algún amigo o familiar hipertenso y deseas saber más sobre este importante problema de salud, te invitamos a consultar este otro artículo en este mismo sitio web: HIPERTENSIÓN ARTERIAL: cuando la presión sube y sube.

Nuestros materiales de educación para la salud y el bienestar son todos contenidos originales redactados por especialistas de la Red Cardiológica CÂRDIUM. Ellos se aseguran que complejos temas científicos sean explicados con un lenguaje que toda persona pueda comprender.

Lo nuevo:

La nueva molécula en estudio se llama Zilebesirán, y es un agente terapéutico que interviene a nivel de la información genética de las células. Administrado mediante una inyección cada seis meses, el Zilebesirán podría interferir en el ARN para suprimir la expresión del gen que produce una hormona llamada angiotensina. Esta hormona hace que los vasos sanguíneos se estrechen y de esa forma se incremente la presión arterial.

Algunos de los medicamentos que actualmente usamos para tratar la hipertensión arterial solo bloquean la ruta metabólica de la angiotensina y disminuyen su producción (es el caso de los IECA: inhibidores de los receptores de la angiotensina, popularmente conocidos como los “priles”: Enalapril, Lisinopril, Ramipril, Fosinopril…) Por su parte otros fármacos bloquean los receptores donde la angiotensina actúa (son los ARA-II: antagonistas de los receptores de la angiotensina II, más conocidos como los “sartanes”: Losartán, Irbesartán, Olmesartán, Telmisartán, Candesartán…).

Pero hasta ahora ninguno de los medicamentos antihipertensivos disponibles puede intervenir directamente en el material genético de las células para impedir la producción de la angiotensina y con ello eliminar su efecto de subir la presión arterial.

Lo ventajoso:

Una de las principales ventajas potenciales de este nuevo tipo de medicamento es que no se necesitaría usarlo todos los días, pues bastaría con una inyección un par de veces al año. Se trata de un beneficio muy grande para todos esos que les resulta tan molesto tener que estar tomando pastillas una o hasta varias veces al día para mantener controlada su presión. También para las personas que sufren de hipertensión arterial pero son algo descuidados y olvidadizos.

Lo feo:

Por las características de esta molécula su administración necesita ser mediante una inyección. Y como sabemos, mucha gente por ahí le tiene “alergia” a las agujas, sobre todo unos cuantos machotes pelo en pecho que palidecen ante una jeringuilla.

Así mismo, en ciertos pacientes probablemente no será suficiente el uso de este medicamento por lo que además de inyectarse cada seis meses, también deberán seguir tomando algún otro medicamento antihipertensivo adicional en forma de las tradicionales tabletas diarias, solo que en dosis menores.

Lo cierto:

Aunque los resultados iniciales del estudio de los efectos del Zilebesirán en seres humanos acaban de ser publicados y son prometedores, aún resta mucho tiempo hasta que sepamos si este tipo de medicamento realmente funciona y es completamente seguro.

Otro tema es que si finalmente se logra probar su efectividad y eficacia usualmente podría demorar un tiempo adicional en obtener los permisos de las entidades reguladoras de cada país como es el caso de la Food and Drugs Administration (FDA) en los EE.UU o la Agencia de Regulación y Control sanitario (ARCSA) en el Ecuador. Este es un paso crucial para que todo medicamento o dispositivo médico pueda llegar a ser comercializado legalmente.

Tampoco podemos perder de vista que un medicamento nuevo y de alta tecnología como este podría tener un precio bastante elevado, al menos inicialmente. De cualquier manera, seguiremos atentos al curso de esta investigación para mantenerte informado. Suscríbete gratuitamente a nuestro boletín electrónico por E-mail y síguenos en las redes sociales para que te mantengas al tanto de todos nuestros contenidos para mejorar tu salud y tu bienestar.

Fuente: Akshay S. Desai, David J. Webb, Jorg Taubel, Sarah Casey, et al. Fuente: N Engl J Med 2023; 389:228-238 DOI: 10.1056/NEJMoa2208391 Zilebesiran, an RNA Interference Therapeutic Agent for Hypertension. (Funded by Alnylam Pharmaceuticals; ClinicalTrials.gov number, NCT03934307. opens in new tab; EudraCT number, 2019-000129-39. opens in new tab.)

Otros artículos sobre hipertensión arterial:

.

Doctor Aldo Santos, cardiologo

Redactado por: Dr. Aldo M. Santos, cardiólogo, MSc.

Si este artículo te ha resultado útil o interesante, COMÉNTALO y COMPÁRTELO entre tus familiares y amigos, porque alguien puede estar ahora mismo necesitándonos. Recuerda que puedes SUSCRIBIRTE para recibir por E-mail todos nuestros materiales. .

¿SABER MÁS? Si en este material no encontraste respuesta a alguna de tus dudas o inquietudes dinos mediante este formulario de contacto y con gusto te ayudaremos.

ADVERTENCIA: Este artículo solo tiene fines educativos y en ningún caso pretende sustituir la atención médica por un profesional calificado y debidamente certificado.

separe su cita

Actualiza ECUADOR su Cuadro Nacional de Medicamentos Básicos.

El Gobierno del Ecuador acaba de anunciar la inclusión de otros 30 fármacos en su Cuadro Nacional de Medicamentos Básicos (CNMB). De esta forma ya son 484 los productos autorizados para su empleo gratuito en la red pública de salud del país. Sigue leyendo para que te enteres si al fin han incluido esas medicinas que tú o algún familiar cercano tanto necesitan.

Pero… ¿Qué es el Cuadro Nacional de Medicamentos?

El CNMB es el listado oficial de fármacos autorizados para ser usados en la red pública de salud, o sea en los centros, subcentros y hospitales del Ministerio de Salud Pública (MSP), así como en los del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS). También por ese listado deben regirse todos los centros médicos y hospitales privados que tienen convenios con el MSP y el IESS en calidad de “prestadores externos”.

Esto quiere decir que solo estos medicamentos o principios activos calificados como “esenciales” pueden ser adquiridos por dichas instituciones para ser administrados gratuitamente a pacientes hospitalizados o entregados sin costo a los que acuden a consultas médicas. Pero además, esas medicinas deberán ser prescritas solo para las enfermedades que están formalmente autorizadas (incluso aunque ya exista evidencia científica de que también son útiles en alguna otra enfermedad).

Llegado este punto es preciso aclarar que el Cuadro Nacional de Medicamentos Básicos no es lo mismo que ese otro mucho mayor listado de medicamentos que han obtenido sus registros sanitarios y que por tanto están autorizados para su comercialización en las farmacias privadas. Tampoco se refiere a los fármacos que pueden prescribirse a los pacientes que se atienden en consultas particulares o durante su hospitalización en instituciones privadas y que son pagados directamente por el paciente o mediante la cobertura de sus seguros de salud privados.

¿Y para qué sirve ese “Cuadro de Medicamentos”?

Esta especie de listado de medicamentos autorizados para ser comprados con los fondos del estado y empleados en los centros de la red pública de salud, no es algo que solo exista en Ecuador. La mayor parte de los países con cierto grado de organización sanitaria disponen de herramientas similares.

OBJETIVOS del CNMB:

1). RACIONALIDAD: Garantizar que el dinero público se emplee en los medicamentos que son realmente más necesarios, prioritarios o esenciales.

2). SEGURIDAD: Asegurarse que los ciudadanos reciban fármacos de comprobada eficacia y seguridad en las instituciones públicas de salud.

3). PLANIFICACIÓN y CONTROL: Facilitar el control del gasto sanitario y la planificación de los presupuestos de salud pública.

En resumen, el Cuadro Nacional de Medicamentos Básicos (CNMB) es un instrumento que ayuda a destinar los fondos (siempre limitados) a esas medicinas que realmente son las más importantes, prioritarias y seguras para la gente. Al mismo tiempo, se la pone un poco más difícil a algún que otro funcionario ignorante y/o ladrón que pretenda gastarse la plata de todos nosotros en falsos medicamentos sin ningún respaldo científico. Aunque como sabemos, ese tipo de delincuente siempre busca otras formas para hacer de las suyas (eso sí: hasta que lo descubran).

Pero tampoco podemos perder de vista que muchos seguros de salud privados también tienen su propio “cuadro básico de medicamentos”. Sí, algunos seguros privados imponen a sus médicos y centros prestadores un listado de “medicamentos autorizados” y lo hacen con bastante poca transparencia porque no le suelen comunicar sobre esto a sus asegurados. Como es fácil suponer, el objetivo esencial es uno: reducir los costos. Por tanto si usted va a contratar un seguro privado de salud, lea bien el contrato antes de firmarlo y pregúnteles directamente si tienen algún tipo de restricción respecto a los tipos o laboratorios fabricantes de medicamentos que su médico podrá luego prescribirles.

DESVENTAJAS del CNMB:

A pesar de los beneficios del Cuadro Nacional de Medicamentos Básicos, su aplicación también implica algunas desventajas. El CNMB en muchas ocasiones es una “camisa de fuerza” para el personal médico puesto que limita sus opciones para tratar adecuadamente los problemas de salud de un paciente. Aquí les ponemos algunos ejemplos:

Situación A:

Supongamos que usted sufre un infarto agudo del miocardio (IAM) y el cardiólogo que lo está atendiendo en el IESS, conoce que los estudios científicos han establecido claramente que para garantizar una mejor evolución usted tiene que, entre otros medicamentos, usar de forma permanente Atorvastatina o Rosuvastatina. Sin embargo, su médico solo le podrá prescribir Simvastatina porque es la única incluida en el CNMB (y por tanto la única disponible en los centros del IESS) a pesar de que él sabe perfectamente que las investigaciones han demostrado que específicamente en un caso como el suyo la Simvastatina es un fármaco con resultados muy inferiores.

Situación B:

Imaginemos que cierto medicamento fue inicialmente aprobado para ser usado solo en un tipo de enfermedad. Pero luego se descubre que también tiene excelentes beneficios para otra enfermedad distinta. Sin embargo, de este avance no se podrán beneficiar los pacientes de las instituciones públicas pues sus médicos NO PODRÁN USARLO para ese otro problema de salud hasta tanto esa indicación no sea incluida en un futuro CNMB (pero resulta que las enfermedades no esperan, ni la muerte tampoco).

Situación C:

Quizás usted o algún familiar padecen una enfermedad rara y muy poco frecuente, pues es probable que los medicamentos que necesite no estén incluidos en el CNMB. En ese caso tendrá seria dificultades y bastante demora para poder acceder a esos tratamientos en calidad de ayuda gratuita en los centros públicos del gobierno. Y dicho sea de paso, como esos medicamentos son de muy poco uso, suelen ser sumamente caros, prácticamente inalcanzable para la mayoría de nuestros bolsillos.

¿Esto se aplica solo en los hospitales públicos?

¡No! Incluso si usted está ingresado en una clínica privada pero por medio del MSP o del IESS (o sea, son esas instituciones quienes están pagando su atención) los médicos que le estén tratando, salvo ciertas excepciones, solo podrán usar los medicamentos incluidos en ese listado y para las enfermedades que estén designados en él. Igualmente, al momento de recibir el alta la prescripción de esos doctores por lo general solo incluirá aquellos medicamentos que estén incluidos en el CNMB, incluso aunque existan otros fármacos con demostrada superioridad en sus beneficios o con menos efectos secundarios.

¿Y qué hay de nuevo en este último CNMB?

El pasado martes 15 de noviembre de 2022 fue presentado oficialmente en la Vicepresidencia de la República, en el Centro Histórico de Quito el nuevo Cuadro Nacional de Medicamentos Básicos. Se trata de la decimoprimera revisión del CNMB que llega a un total de 484 fármacos tras añadírsele otras 30 medicinas para tratar el cáncer, patologías autoinmunes, la hemofilia, la epilepsia, la insuficiencia cardíaca aguda y la hipertensión arterial, así como algunos medicamentos antibióticos para infecciones severas.

Ministro de Salud Pública, José Ruales. Dr. Alfredo Borrero Vega, Vicepresidente de la República. Jorge Albán Villacís, director Ejecutivo del Consejo Nacional de Salud (CONASA)
El Dr. Alfredo Borrero Vega, Vicepresidente de la República del Ecuador, presidió la presentación de la 11a. revisión del CNMB.

En lo que respecta al área de la cardiología, es muy positivo, que por primera vez se haya incluido en el CNMB un medicamento combinado para tratar la hipertensión arterial (Telmisartan + Amlodipina). Actualmente existe sobrada evidencia de que buena parte de personas con HTA requieren más de un medicamento para poder controlar su presión. También se ha comprobado que a la gente se le hace mucho más fácil cumplir adecuadamente con el tratamiento (algo que los médicos llaman «adherencia») con tabletas o píldoras que combinen más de un principio activo.

Por otro lado, resulta loable la introducción de un medicamento como el Levosimendan, el cual puede ser un “fármaco potencialmente salvador” en ciertas formas de insuficiencia cardiaca aguda o crónica agudizada. También nos alegra la inclusión de la Dapaglifozina, aunque habría que esperar para ver si la inclusión se limita solo a la diabetes o si también se extiende a otras patologías donde se ha comprobado científicamente su utilidad como son en el manejo de la insuficiencia cardiaca y en la enfermedad renal precoz.

Son buenas noticias, sin embargo, en honor a la verdad y a pesar de que comprendemos la difícil situación económica que atraviesan el país, la región y el mundo, tenemos que decir que el actual CNMB no es suficiente. Aún es necesaria más variedad en los antihipertensivos disponibles en la red pública de salud. También echamos de menos a los anticoagulantes directos, a estatinas potentes tan necesarias en el manejo a largo plazo de la enfermedad cardiovascular, así como ciertas moléculas esenciales para el tratamiento de la insuficiencia cardiaca crónica como el Sacubitrilo-Valsartan (Entresto) y otras indicadas para la hipertensión pulmonar.

Las autoridades de salud ecuatorianas también anunciaron una reforma al Manual de Procedimientos de la Comisión Nacional de Medicamentos e Insumos (que fue aprobado en noviembre de 2020). Y la modificación del lapso de tiempo para las actualizaciones e inclusiones de nuevos medicamentos en el CNMB que desde ahora se harían cada tres meses. Los directivos de salud implicados en esta área también han anunciado una mejoría en la transparencia institucional. De esta forma toda la ciudadanía dispondrá de acceso a una página web y una App o aplicación móvil para acceder a la información actualizada del CNMB.

Harina de OTRO COSTAL…

No podemos perder de vista que el hecho de que el Cuadro de Medicamentos Básicos sea actualizado no garantiza que habrá suficiente plata para costear esos medicamentos que ahora se incluyen. Ya hemos visto como han estado escaseando muchos fármacos en la red pública, incluso algunos elementales y que toda la vida han estado incluidos en esa lista de «los más básicos». 

Así mismo, sigue siendo necesario un proceso de auditoría, fiscalización y control preferentemente por agencias externas. Ello garantizaría que los fondos públicos destinados a la adquisición de medicamentos e insumos sanitarios, no vayan a terminar en los bolsillos de los corruptos. En ese sentido es de máxima prioridad, no solo una reformulación de los procesos administrativos de licitación, adjudicación y compra, sino también una profunda reestructuración del propio sistema de salud. Pero esto es algo que trataremos más detenidamente en próximos artículos en este sitio. 

Revisa aquí lo nuevo y lo viejo del CNMB:

En el sitio web del Ministerio de Salud Pública (MSP) es posible descargar la versión anterior del Cuadro Nacional de Medicamentos Básicos del Ecuador (10ma revisión).

Y este es el listado de los 30 principios activos que han sido incluidos en esta 11ª actualización:

¡MAÑOSOS a la VISTA! Otra falsa cura de la diabetes

NOTA DE ALERTA 08/2022Observatorio Médico.

Nuestro observatorio médico acaba de detectar en redes sociales una nueva publicidad con contenido fraudulento y resultados potencialmente nocivos para la salud. Se trata de un falso perfil en Facebook que usa ilegítimamente el nombre y varias fotografías del Dr. Marco Albuja para desinformar al público y tratar de vender un falso medicamento.

El material en calidad de anuncio pagado, redirige a los usuarios a una página de internet en la que se da información completamente errónea y disparatada sobre la diabetes. Para nada esto concuerda con la eticidad, la seriedad y el rigor científico con los que el Dr. Albuja suele abordar desde hace 25 años los temas de educación para la salud en su espacio televisivo en el canal Ecuavisa.

El texto culpa a la metformina de todas las complicaciones que pueden llegar a sufrir los diabéticos lo cual es completamente falso. El atrevimiento de los pillos detrás de todo esto llega al punto de «aconsejar» al público que «si tiene diabetes tipo 2 y su médico le receta metformina, debe cambiar de medico inmediatamente». El retorcido fin es fácilmente identificable cuando a continuación propone la venta de una supuesta medicina milagrosa que «cura la diabetes».

El anuncio ha sido ya reportado a los administradores de la citada red social como «publicidad fraudulenta». Recomendamos a todos los usuarios que hagan lo mismo ante materiales similares. Contribuyamos todos a frenar este tipo de actuar delincuencial con tan potencial efecto negativo para la salud de la comunidad. También nos estamos comunicando con el aludido doctor cuya imagen esta siendo inescrupulosamente usada, con vistas a que considere las acciones legales pertinentes.

¿Cómo identificar la falsedad de este tipo de anuncios?

- Busque información en fuentes alternativas: Una simple búsqueda en internet le permitirá saber que el Dr. Albuja no es un endocrinólogo como lo presenta el material publicitario, sino médico general con un postgrado en Sexualidad y Salud Pública en el Tecnológico de Monterrey, México y una Maestría en Salud Pública en los Estados Unidos. Por otro lado, los perfiles oficiales del doctor y de su programa de TV "Hacia un nuevo estilo de vida" en ningún momento anuncian el aludido "producto milagroso" para curar la diabetes.

- Revise si se trata de un producto certificado: Indague si lo que le están vendiendo ha logrado obtener el aval de la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (ARCSA) en Ecuador o de organismos similares en otros países como la Food and Drugs Administration (FDA) en los EE.UU.  Los registros sanitarios que emiten este tipo de agencias le aseguran a la comunidad médica y al público general que un determinado producto cuenta con el respaldo científico y cumple con los estándares de eficacia y seguridad para ser considerado un medicamento y poder ser comercializado legalmente. En ecuador usted puede instalar una App para teléfonos inteligentes llamada ARCSA móvil en la que puede verificar cualquier producto médico o alimenticio.

- Pregúntele a su médico de confianza. No por ser el último consejo, es el menos importante. Cuide su salud y su bolsillo: nunca le crea y actúe movido por cualquier cosa que lea o vea en redes sociales o en un vídeo de internet. Hay mucha gente inescrupulosa ahí afuera tratando de pescar tontos. Ellos se aprovechan de la necesidad y la ingenuidad de las personas para venderles productos falsos e incluso animándole a abandonar medicamentos con efectividad comprobada. 

No lo sé Rick pero… ¡parece falso! (y lo es)

Este ha sido otro reporte de nuestro Observatorio Médico, una iniciativa al servicio de la comunidad de CÂRDIUM – Red Cardiológica Integral. Si deseas mantenerte informado y recibir en tu E-mail todas las notas de alerta SUSCRÍBETE a nuestro boletín informativo. También COMPÁRTENOS y coméntales a tus familiares y amigos porque alguien más puede estar ahora mismo necesitándonos.

https://www.facebook.com/cardium.net

https://www.instagram.com/cardium_net/

https://twitter.com/cardium_net

https://www.youtube.com/channel/UC1MDKjDctXlQ7Fv1fGit0Ew

Instagram
YouTube
YouTube
Tiktok